El papa Benedicto XVI despidió a un obispo australiano que había exhortado a la Iglesia a que considerara el ordenamiento de mujeres y hombres casados.

El Vaticano dijo el lunes en un comunicado que el Papa "retiró del servicio pastoral" al obispo William Morris de la diócesis de Toowoomba.

El tenor utilizado en el texto fue notablemente severo dentro de los cánones vaticanos. Sin embargo, no hubo explicación alguna en torno a la decisión.

Según la prensa australiana, Morris difundió en fecha reciente una carta abierta en la que atribuía su despido a un mensaje que emitió en el 2006 a los creyentes en el que argüía que la escasez de sacerdotes debería obligar a la iglesia a que considerara el ordenamiento de mujeres y hombres casados.

Morris dijo que la carta suscitó las quejas de Roma y propició una investigación por parte de El Vaticano.