Nasdaq OMX e Intercontinental Exchange (ICE) anunciaron hoy que han decidido remitir su propuesta de compra de la Bolsa de Nueva York directamente a los accionistas de la compañía que la gestiona, NYSE Euronext, después de que su Consejo de Administración se haya negado a aceptarla.

"Aunque tenemos esperanza en que el Consejo decida considerar esta transacción, estamos llevando nuestra propuesta a los accionistas de NYSE Euronext para darles la oportunidad de que ellos la estudien directamente", dijo hoy en un comunicado el presidente y consejero delegado de Intercontinental Exchange (ICE).

La intención de esta compañía y de la gestora del mercado neoyorquino Nasdaq es comprar a la mayor plaza financiera del mundo por unos 11.000 millones de dólares.

En ese comunicado ambas compañías, que continúan mostrando su disposición a reunirse con el Consejo de Administración de NYSE, ofrecen por cada título de esa firma 14,24 dólares en efectivo, así como 0,4069 acciones de Nasdaq OMX y 0,1436 de ICE.

"El Consejo de NYSE ha cuestionado continuamente la seriedad de nuestra propuesta y se ha negado a discutirlo con nosotros a pesar de la positiva respuesta que hemos recibido de sus accionistas", añadió, por su parte, el consejero delegado de Nasdaq OMX, Bob Greifeld.

Esta decisión de dirigirse directamente a los accionistas convierte en hostil la oferta no solicitada que ambas compañías habían enviado al Consejo de Administración de NYSE Euronext y tensa aún más la batalla por hacerse con la Bolsa de Nueva York.

NYSE anunció el pasado 15 de febrero su acuerdo de fusión con la sociedad gestora de la bolsa de Fráncfort, Deutsche Borse, por 37,26 dólares por acción.

Nasdaq e ICE decidieron el 1 de abril pasado unirse en la lucha por el NYSE Euronext y ofrecer 42,5 dólares por cada una de sus acciones, una contraoferta que la operadora del parqué neoyorquino rechazó nueve días después sin haberse reunido con ellos, alegando que representaba "un riesgo innecesario para los accionistas".

Sin embargo, ambas compañías no desistieron y volvieron a la carga el pasado 19 de abril, cuando añadieron otros 350 millones de dólares a su oferta para cubrir "los aspectos regulatorios de la transacción", ya que las autoridades estadounidenses podrían poner trabas a esa adquisición por violar las normas de libre competencia.

NYSE Euronext rechazó también esa propuesta mejorada sin reunirse con esas dos empresas, a lo que el consejero delegado de Nasdaq OMX respondió que "negarse continuamente a revisar (la propuesta) está empezando a parecer como si estuvieran protegiendo su acuerdo (con Deutsche Boerse) en lugar de responder a los mejores intereses de sus accionistas".

Nasdaq OMX opera el mercado de valores donde cotizan algunas de las mayores empresas tecnológicas de EE.UU., al tiempo que ICE controla, entre otros negocios, mercados de futuros de materias primas.