Las fuerzas de Muamar el Gadafi reanudaron hoy sus ataques sobre Misrata, cuyo puerto fue bombardeado intensamente a última hora de la tarde del domingo, informó a EFE Ahmed, un portavoz de los rebeldes en esa ciudad del oeste de Libia, la tercera del país.

El testigo, que no desveló su apellido por razones de seguridad, no pudo comprobar los daños en el puerto de Misrata tras el intenso bombardeo del domingo, pero afirmó que los tanques y la artillería pesada del régimen efectuaron esta mañana un nuevo bombardeo sobre la ciudad, de intensidad y duración limitada.

Ahmed, contactado a través de teléfono satélite por EFE desde Bengasi, forma parte de la red "Shabab Libya" (Jóvenes de Libia) que recopila información desde todos los puntos del país a través de testigos y periodistas ciudadanos.

El portavoz relató detalles de la vida en Misrata, asediada desde hace más de dos meses por las fuerzas gubernamentales y a la que sólo se puede acceder por mar, de allí que el puerto sea clave para los dos bandos en conflicto y para la supervivencia de los civiles.

Según Ahmed, "el asedio a la ciudad ha afectado a todos los que viven en ella, hombres, mujeres y niños. Hay miedo constante a que los bombardeos te puedan alcanzar, incluso cuando duermes, aún así la gente intenta llevar su vida lo mejor que puede y con apariencia de normalidad".

"Las familias que dejaron sus hogares cuando llegaron las tropas de Gadafi (a finales de febrero) todavía no han vuelto a sus casas y están siendo acogidas en las de las zonas bajo control rebelde: hay algunas viviendas en las que se agrupan hasta 13 familias", afirmó.

En Misrata, hay días mejores y peores "pero la moral de los combatientes siempre es muy alta y rezar les da fuerza", dijo, aunque añadió que los rebeldes precisan con urgencia armas para poder seguir resistiendo el asedio de las fuerzas gubernamentales.