El delantero colombiano Juan Guillermo Vélez fue decisivo hoy al anotar dos goles en la victoria por 1-3 del líder Zamora sobre el Monagas Sport Club, que mantiene al primero a la cabeza del torneo clausura del fútbol venezolano tras cumplirse la decimoquinta jornada.

Vélez anotó a los 27 y 65 minutos para la 'furia llanera', que llegó a 36 puntos y sueña con ganar la corona del clausura.

El volante Jesús 'Chiqui' Meza abrió las cifras del Zamora a los seis minutos, mientras el goleador del clausura, el colombiano Wilmar Jordan Gil, descontó en el 52 para el Monagas.

Por su parte, el Caracas se mantiene a un punto del primer lugar tras golear al Deportivo Anzoátegui por 5-1.

Dos tantos de Angelo Peña (ms.25 y 53), otros dos del ariete colombiano Luis Carlos Cabezas (ms.31 y 82) y otro del juvenil Josef Martínez (m.36) acabaron con las opciones de título para el Anzoátegui, que descontó a través del colombiano Robinson Rentería a los 86.

Los visitantes terminaron con diez jugadores por la expulsión del defensor Henry Pernía a los 90.

El Caroní perdió hoy la categoría al caer por 0-3 con el Club Deportivo Lara. Dos goles del paraguayo Lauro Cazal y uno de Juan Colina dieron los tres puntos visitantes.

El Yaracuyanos entró en el octogonal por una plaza a la Copa Sudamericana al vencer por 2-0 al Zulia, gracias a los tantos de Ángel Osorio y Darwin Valbuena.

En el clásico merideño, el Estudiantes cayó por 0-1 con el Atlético El Vigía, que venció con la anotación de Marcelo Rojas.

En Valencia, el Carabobo volvió a perder, esta vez ante el Deportivo Petare por 0-1, con gol del colombiano John Córdova.

El único empate fue en Valera, donde el Trujillanos y el Real Esppor igualaron sin goles.

La jornada prosiguió con el triunfo del Deportivo Táchira, que superó por 3-1 al Aragua con tres tantos del colombiano Sergio Herrera, mientras Irwin Antón hizo el único descuento del Aragua.

Cerrando la fecha, el Mineros ganó sin jugar, por reglamento por 0-3 al Atlético Venezuela en el estadio Brígido Iriarte de Caracas, por ausencia del mínimo de efectivos de la fuerza pública.