El candidato presidencial conservador Otto Pérez Molina parte como favorito al arrancar hoy la campaña para las elecciones de septiembre en Guatemala, según un sondeo que revela que la inseguridad es la principal preocupación ciudadana.

El 66 por ciento de los guatemaltecos opinó que la delincuencia es el principal problema que afrontan, de acuerdo a un estudio de la firma privada Prodatos publicado hoy realizado entre el 3 y 11 de abril, en base a 1.202 entrevistas y con un nivel de confianza del 95 por ciento.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocará hoy oficialmente los comicios generales que se celebrarán en una fecha aun no anunciada de septiembre próximo para elegir a presidente, vicepresidente, 158 diputados al Congreso, 20 al Parlamento Centroamericano y 333 corporaciones municipales.

Hasta ahora, según el Tribunal, se han inscrito 28 partidos políticos para nominar candidatos a cargos públicos.

Según el sondeo de Prodatos, el general retirado Otto Pérez Molina, candidato presidencial del Partido Patriota (PP), lidera la intención de voto con un 30,4 por ciento.

La aspirante por la gobernante Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres, recién divorciada del presidente Álvaro Colom, se ubica en el segundo puesto con un 6,6 por ciento.

La encuesta revela también que los guatemaltecos tienen poca confianza (12 %) en los partidos políticos y tampoco demasiada en el presidente del país (15 %).

Confían más en las iglesias y dentro de estas más en la evangélica (66 %) que en la católica (60 %), pese a que Guatemala es un país de mayoría católica, de acuerdo con datos oficiales de 2002.

El 60 por ciento dijo que no importa quién gane las elecciones generales de septiembre próximo porque en Guatemala todo seguirá igual, al tiempo que el 55 por ciento cree que el proceso será transparente.

Un 55 por ciento calificó la gestión del gobierno del presidente guatemalteco, Álvaro Colom, de aceptable.

Al ser preguntados sobre las cualidades que debe tener un candidato a la presidencia de Guatemala, un 42 por ciento afirmó que deben ser el compromiso y sinceridad con lo que promete, un 11 por ciento la honradez, un 9 por ciento su decisión para combatir la delincuencia y un 8 por ciento que apoye a los pobres.

Un 47 por ciento sostuvo que lo que más rechaza de un candidato es la mentira y un 25 por ciento la corrupción.

Al 70 por ciento no le importa si el presidente del país es hombre o mujer, mientras que a un 58 por ciento tampoco le importa si es militar o civil.