El secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, anunció hoy la implementación a finales de semana de "medidas extraordinarias" ante la inminencia de que la deuda del país alcance su techo límite el próximo 16 de mayo.

"Porque parece que el Congreso no tomará una decisión antes del 16 de mayo, será necesario que el Tesoro comience a poner en práctica medidas extraordinarias esta semana", indicó Geithner en una carta enviada a la Cámara de Representantes y el Senado de EE.UU..

Las primeras medidas serán efectivas a partir del 6 de mayo cuando el Tesoro "suspenderá hasta próximo aviso" la emisión de bonos para los Gobiernos Locales y Estatales (SLGS), con los que financian proyectos de infraestructura en el país.

Si el 16 de mayo el Congreso no aprueba la elevación del límite de la deuda, que es de 14,3 billones de dólares, Geithner informó al Congreso que el Tesoro se verá obligado a "emplear mayores medidas extraordinarias para permitir espacio de gasto bajo el techo".

Entre ellas, anunció la declaración de un "periodo suspensión de la emisión de deuda" del Fondo de Retiro Civil y Discapacidad para los empleados federales, y la posible suspensión las reinversiones diarias del Fondo de Estabilización Cambiaria.

Asimismo, el secretario del Tesoro reveló que según nuevos cálculos de sus oficina, estas medidas permitirían prolongar la capacidad de endeudamiento de EE.UU. bajo el actual límite hasta el 2 de agosto.

A comienzos de mes, Geithner había informado a los legisladores que la capacidad de endeudamiento llegaría hasta el 8 de julio.

"Aunque esta actualización permite en teoría al Congreso tiempo adicional para trabajar en la superación del límite de deuda, advierto fuertemente contra nuevos retrasos", explicó el secretario del Tesoro en su carta.

"La economía está todavía en los primeros episodios de recuperación, y los mercados financieros aquí y en el resto del mundo están observando de cerca a los Estados Unidos", agregó.

Por último, criticó el uso partidista de republicanos y demócratas, algunos de cuyos legisladores ya han afirmado que votarán en contra, del aumento del techo de deuda.

"Cualquier intento por uno de los dos partidos para utilizar todo el crédito y credibilidad de EE.UU. como elemento de negociación para avanzar políticas partidistas sería irresponsable", agregó.

Por último, Geithner alertó que cuando se agoten estas medidas extraordinarias, el Gobierno del presidente Barack Obama se vería obligado "a detener o retrasar el pago de los sueldos militares, la seguridad social o compensaciones por desempleo."