Bajo un ambiente cargado de tensión, el último acto de la tanda de cuatro clásicos entre Barcelona y Real Madrid se completa el martes y en juego está una plaza en la final de la Liga de Campeones.

Barcelona lleva la sartén por el mango tras haber salido airoso 2-0, con goles de Lionel Messi, en el partido de ida disputado la semana pasada en Madrid.

Los merengues desembarcan en territorio azulgrana con las bajas de los zagueros Sergio Ramos y Pepe. Además, su entrenador José Mourinho no podrá estar en el banquillo tras haber sido expulsado en la ida.

El Madrid ha jugado conservadoramente en los tres capítulos previos de la novela que ha transcurrido estas últimas dos semanas, en la que se impuso en la final de la Copa del Rey y sacó un empate 1-1 con un hombre menos por la liga española.

Ahora, abajo en el marcador, no hay otro remedio que arriesgar.

Se avizora otro partido con los ánimos caldeados, luego que ambos clubes intercambiaron denuncias ante la comisión de disciplina de la UEFA tras el choque de ida.

El Madrid aseguró que los azulgranas Daniel Alves, Pedro Rodríguez y Sergio Busquets simularon lesiones para provocar amonestaciones. Pero la UEFA desestimó el recurso.

A su vez, Barcelona denunció a Mourinho por sus dichos contra el club y su contraparte Pep Guardiola, al quien el portugués acusó de haber ganado la Liga de Campeones de 2009 "con el escándalo de Stamford Bridge", cuando no se pitaron penales que favorecían a Chelsea en la semifinal que el equipo inglés perdió.

"A mí me entristece hablar de cosas extradeportivas que no tienen nada que ver con el fútbol", dijo Xavi Hernández, el centrocampista del Barcelona. "Mourinho es un entrenador polémico, siempre lo ha sido y utiliza sus armas, pero a mí me gustaría hablar más de fútbol".

Mourinho criticó al árbitro belga Frank de Bleeckere. Sostiene que el colegiado favoreció a Barcelona en la semifinal del año pasado ante el Inter de Milán, que el club italiano ganó rumbo al título. Tras los comentarios de Mourinho, la UEFA asignó a de Bleeckere para pitar la vuelta.

En su cibersitio, el Madrid colgó un video en el que le pide al árbitro belga que no caiga en el "teatro" de Barcelona. En ese mismo video se asevera que Busquets le dijo "mono" a Marcelo, el lateral brasileño del Madrid.

Guardiola se expresó el lunes con un tono de alivio al cumplirse el último partido de los clásicos en 18 días: "Menos mal que mañana se acaba todo. Intento olvidarme de alegaciones y protestas e intento centrarme en lo que hicimos mal en la ida".

El partido en el Camp Nou representa un desafío enorme para Mourinho, quien al final de la ida dio como liquidada la eliminatoria.

Tanto el técnico como sus jugadores deben demostrar su garra y confiar que el equipo tenga la capacidad para reaccionar.

"Mañana se verá el esquema del equipo. Hay distintas formas de jugar y distintas formas de ganar", dijo Aitor Karanka, el ayudante de campo del Madrid, que habló el lunes por Mourinho. "Hasta ahora, en liga sólo marcaron de penalti, en Copa no marcaron en 120 minutos y el otro día no marcaron cuando jugamos once contra once".

"Creemos en la remontada. En la liga también", dijo su atacante brasileño Kaká. "Hasta que no sea matemático, el Madrid no puede dejar de luchar".

Talento le sobra, desde un Cristiano Ronaldo que recibió descanso en la derrota 3-2 ante Zaragoza el sábado por la liga.

Barcelona tiene su enfermería al límite, aunque se cree que podrá recuperar al volante Andrés Iniesta y al lateral brasileño Maxwell. El lunes se supo que el defensor francés Eric Abidal estará disponible, tras ser operado el 17 de marzo de un tumor en el hígado.

El zaguero argentino Gabriel Milito se lesionó en la derrota 2-1 ante la Real Sociedad el sábado. Adriano también está descartado.

La primera derrota del Barsa en la liga en siete meses puso fin a una racha de 31 partidos sin perder, a uno de igualar el récord en la liga.

El ganador avanzará a la final del 28 de mayo en el estadio Wembley. La otra llave de semis se definirá el miércoles y su situación es similar a la del Barcelona-Madrid. Manchester United venció 2-0 como visitante al Schalke alemán en la ida.

Si Barcelona y Man United defienden sus ventajas, se repetirá la final de 2009, que ganó el equipo español.