El ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantinou, considera que su país no necesitará reestructurar su deuda, aunque aboga por ampliar los plazos de devolución de los 110.000 millones de euros del fondo de rescate de la Unión Europea (UE) y negociar una bajada de los intereses.

En una entrevista publicada hoy por el diario "Liberation", Papaconstantinou subrayó que el Gobierno heleno sigue pensando "que la deuda es sostenible" y destacó que el tipo medio de interés de la deuda griega es del 4,7 por ciento.

"Es mejor ampliar el calendario de devolución de los 110.000 millones de euros que hemos tomado prestados y rebajar el tipo de interés", dijo el responsable de las Finanzas griegas, que considera que "una reestructuración (de la deuda) crea más problemas que los que resuelve".

Esto se debe a que "debilitaría el sector bancario del país, que se propagaría a la economía real y entrañaría una grave recesión", explicó.

Papaconstantinou agregó que las reformas emprendidas por el Ejecutivo griego van a ayudar al país y pronosticó un crecimiento positivo del producto interior bruto (PIB) en el "tercero o cuarto trimestre" del año gracias al turismo y a las exportaciones, aunque cree que Grecia cerrará el 2011 con una caída del 3 por ciento de su actividad económica.

El 2012 "será el año del regreso al crecimiento", aseguró el ministro, que comparó la situación económica de su país con el cruce de un túnel.

"Estamos en mitad de un túnel. Demasiado lejos para ver dónde empezamos, lo que hace que a veces olvidemos que evitamos la quiebra, y demasiado lejos de la salida para poder ver la luz", resumió Papaconstantinou.