El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reiteró hoy que su compromiso con los trabajadores del país es el mantenimiento de la dignidad y la calidad de vida de estos, partiendo para ello de un diálogo constructivo.

"Nuestro compromiso como gobierno es con el diálogo, un diálogo directo y eficiente con sindicatos y organizaciones sociales y, sobretodo, con la protección de la dignidad y la calidad de vida de los trabajadores", señaló Santos en un mensaje con motivo del Día Internacional del Trabajo.

Añadió que su gobierno, además, está convencido "de la necesidad de tener una clase trabajadora bien remunerada".

Igualmente, ratificó el propósito planteado desde la campaña a la Presidencia de promover el diálogo social entre trabajadores, empresarios y gobierno como el instrumento natural de la concertación y la construcción de prosperidad.

Recordó cómo la semana que termina asistió a un congreso nacional de trabajadores de una central, cita anual que no contaba con la participación de un gobernante desde hacía varios años.

Santos también reiteró compromisos del Gobierno para defender los derechos de los trabajadores.

"Respetamos y garantizamos el legítimo derecho a la protesta democrática y civilista, una protesta que los invitamos -cada día más- a convertir en propuesta", dijo el presidente colombiano.

Anunció, asimismo, que se van a "expandir los niveles de protección de los líderes sindicales y a revisar el programa de reubicación y protección de profesores".

También dijo que el Gobierno está decidido a combatir la impunidad de los crímenes contra sindicalistas aumentando el número de policías judiciales para investigarlos y convocando reuniones periódicas sobre el tema con las centrales obreras.

Según cifras de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en Colombia fueron asesinados en 2010 en total 46 sindicalistas y es el país que encabeza la lista de estos trabajadores muertos, como se consigna en estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). EFE