Cientos de personas recorrieron hoy las calles de San Salvador con diversas demandas, que van desde mejoras laborales y mayor lucha contra la inseguridad hasta quejas por el alto costo de la vida, al conmemorarse el Día del Trabajo.

Representantes de sindicatos campesinos, obreros y del sector público partieron en tres marchas desde distintos puntos de la capital salvadoreña para celebrar el 1 de mayo, fecha que este año tuvo como telón de fondo un acuerdo entre el Gobierno, empresarios y trabajadores para aumentar un 8 % el salario mínimo legal.

"Estamos marchando en solidaridad con el pueblo salvadoreño ante el alto costo de la vida, los 'paquetazos' económicos que el Gobierno central ha lanzado en contra del pueblo", declaró a Efe Rusval Solórzano, dirigente del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores del Órgano Judicial(Sitoj).

Aludió así a la asignación del subsidio al gas licuado, que ahora se entrega a ciertos sectores de la población, mientras que para las clases con mayores recursos se estableció el precio normal del cilindro, lo que ha desatado reacciones encontradas en el país y ha sido señalado como el causante de algunos aumentos, extremo que el Gobierno ha descartado.

Solórzano se quejó de la "doble moral" del Gobierno, al que calificó de "híbrido" y no netamente integrado por la antigua guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), al indicar que ese sindicato ha sido reprimido en sus protestas.

Por su parte, Francisco Franco, un septuagenario que se identificó como excombatiente del "Ejército revolucionario" durante la guerra civil que vivió este país entre 1980 y 1992, pidió que se detenga la delincuencia y se aplique la "ley completa" para evitar el promedio de once asesinatos que se registra cada día en el país.

Agradeció, sin embargo, las ayudas de la actual Administración a los excombatientes e indicó que gracias a los préstamos entregados logró adquirir su vivienda.

Isidro Vergara, del sindicato de la Lotería Nacional de Beneficencia, clamó al presidente Mauricio Funes que cumpla su promesa de apertura a las organizaciones de trabajadores y a las negociaciones colectivas, y se quejó de que no han sido beneficiados por los aumentos salariales.

Otro grupo de manifestantes se sumó con pancartas para exigir que disminuya la migración de salvadoreños a otros países, especialmente a los Estados Unidos.

El diputado Benito Lara, del FMLN y quien se encontraba en una marcha que partió del tradicional monumento del Salvador del Mundo, aseguró a Efe que su partido se sumó como en otros años a esta actividad para apoyar "las reivindicaciones legítimas, justas, de todas las organizaciones sociales del pueblo salvadoreño".

"Nosotros recibimos un país (...) con una anemia profunda y que hoy nos toca a nosotros con todo el esfuerzo sacar a flote, y estamos haciendo, sin lugar a dudas, grandes esfuerzos por resolver los problemas de la gente a la par de nuestro Gobierno", aseguró.

Admitió que en 23 meses -que recordó se cumplen hoy- de que el FMLN asumiera el poder tras 20 años de gobiernos de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), es una "misión imposible" alcanzar todos los cambios, pero destacó que han iniciado "esa ruta".

Las marchas, que transcurrieron en un ambiente de normalidad y con las características consignas, banderas y pancartas, concluyen su recorrido en la Plaza Gerardo Barrios, en el centro de San Salvador.