El Estado boliviano incrementó sus ingresos en 6,5 veces después de la nacionalización de los hidrocarburos hace cinco años y permitió a Bolivia "salir de su condición de país mendigo", dijo el domingo el presidente Evo Morales.

Entre 2001 y 2005, el Estado recibió 1.454 millones de dólares de su principal industria, mientras que entre 2006 y 2011 la estatal petrolera transfirió a las arcas estatales 9.492 millones de dólares, señaló en un discurso al conmemorar cinco años de la medida con trabajadores del sector.

Sin embargo, reconoció que el mayor objetivo de la medida, cual es la industrialización, está todavía pendiente. "No había sido tan sencillo, es un compromiso del gobierno dar ese paso importante", sostuvo en su discurso.

El mandatario tenía previsto el domingo diversos encuentros con trabajadores estatales para conmemorar el Día Internacional del Trabajo.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, dijo que la empresa inició la construcción de dos plantas separadoras de líquidos del gas natural, primer paso para la industrialización.

Aunque no mencionó montos, explicó que la primera planta será entregada en 2012 y la segunda un año después permitiendo de esa manera el autoabastecimiento de gas licuado de petróleo y un aumento en la deficitaria producción de gasolina para el mercado interno.

Morales redistribuyó la renta petrolera en bonos para ancianos, niños y embarazadas logrando que la mayor riqueza del país llegará a los más pobres pero los expertos dicen que esa política no es sostenible y aseguran que la nacionalización provocó un peligroso estancamiento de la principal industria exportadora debido a una caída en inversiones externas.

El gobierno hace esfuerzos para suplir esa merma y anunció una inversión de 1.814 millones de dólares este año, de los cuales 1.163 millones serán para la búsqueda de nuevas reservas de gas y petróleo.

Pero el propio Villegas reconoció que el 67% es inversión del Estado, el saldo de empresas petroleras que ahora trabajan al servicio de la estatal petrolera.

Morales impulsó otras nacionalizaciones en poco más de cinco años de gestión y una nueva redistribución de tierras. Se vio favorecido por el auge de precios de las materias primas entre ellos los minerales, segundo rubro de exportación, pero su popularidad va mermando a medida que aumenta el costo de vida.