El presidente de la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB), Michael Sommer, advirtió del peligro de que, con la libertad de acceso de los trabajadores del este de Europa al mercado laboral de la UE, se cree un "dumping" salarial, favorecido por la actitud de parte de la patronal.

"Lamentablemente, hay suficientes patronos en Alemania que esperan mano de obra barata procedente del este", dijo Sommer en la manifestación sindical central con motivo del 1 de mayo en Kassel (centro del país).

La apertura del mercado laboral de la UE para los nuevos estados miembros, según Sommer, puede convertirse en una nueva "reserva de la explotación".

Sommer subrayó en su intervención que los trabajadores del este de Europa serán bienvenidos por los sindicatos y que su advertencia se dirige contra aquellos empleadores que pretendan utilizar a esas personas para sacar provecho de un "dumping" salarial.

Sommer reiteró además la exigencia de los sindicatos de crear un salario mínimo, que sería además un método para enfrentar el "dumping" salarial.

El presidente del sindicato de la Construcción, Klaus Wiesenhugel, también se manifestó, en otra manifestación celebrada en Hamburgo, en contra de posibles tentativas de abuso ante la apertura del mercado laboral por parte de empleadores.

"Veremos como intentaran emplear con contratos temporales y con salarios de "dumping" a trabajadores del este de Europa", dijo Wiesenhugel.