El portavoz oficial del Ejército rebelde del este de Libia, Ahmed Omar Bany, valoró hoy muy positivamente las operaciones actuales de la OTAN y aseguró a EFE que esa actuación marcará a partir de ahora la diferencia en el conflicto libio, especialmente en Trípoli, la capital del país.

"La OTAN lo está haciendo lo mejor que puede y personalmente estoy muy satisfecho", dijo Bany en una larga entrevista con EFE, en la que recalcó que la estrategia de la Alianza ha cambiado en los últimos días y que los resultados alcanzados son positivos.

A partir de este cambio de estrategia y sus repercusiones sobre el terreno, Bany pronosticó que en unas dos semanas "veremos cambios muy buenos" en la situación que vive Libia.

La intervención en las operaciones en Libia de los aviones no tripulados Predator, aportados por EEUU, es "muy importante", ya que éstos pueden ser muy precisos a la hora de atacar un objetivo, destacó el coronel desertor de la aviación de Gadafi y ahora principal portavoz militar de los insurgentes.

"Gadafi sabe que lo pueden matar", dijo Bany, que ni confirmó ni desmintió que el hijo menor del líder libio, Seif al Arab, y tres de sus nietos hubiesen muerto en un bombardeo de la OTAN anoche en Trípoli, tal como aseguró la televisión estatal libia, que mostró imágenes del edificio supuestamente atacado.

El portavoz del Ejército rebelde señaló que la situación en Trípoli está cambiando, según sus contactos en la capital libia, donde dijo que "todos están muy contentos" por los bombardeos aliados de los pasados días.

Aun así, Bany resaltó que, por su condición de piloto, sabe que las operaciones aéreas son muy importantes, pero advirtió de que al final son las tropas de tierra las que tendrán que "liberar el país", en referencia al fin del régimen de Gadafi.