Dwyane Wade sabía que sus números en la temporada regular fueron escasos, y también que eso no afectaría en los playoffs.

Bueno, el primer partido de las semifinales en la Conferencia del Este — que pareció más de la primera ronda — fue el domingo para Wade y el Heat de Miami por 99-90 sobre los Celtics de Boston, en lo que es ya una serie muy emotiva.

"Vamos a tener que luchar por cada tramo, en cada partido", advirtió Wade. "Estamos en casa. ... (pero) Ellos van a tratar de venir y llevárselo como lo han hecho en el pasado. Así que debemos jugar el próximo partido con la misma mentalidad".

Por su parte, Boston sabe que necesita hacer ajustes después de perder por primera vez en cinco encuentros en esta postemporada.

"Hay muchas cosas que necesitamos hacer para mejorar", señaló Ray Allen. "Creo que todos en este vestuario (de los Celtics) lo sabe, por una pequeña conversación que acabamos de tener".

Miami es también la sede del segundo partido, el martes.

Considerando la manera en que Boston superó a Miami en la campaña anterior, e interrumpió la presencia de LeBron James en postemporada con Cleveland en 2008 y 2010, estos equipos tienen una historia de enfrentamientos — con algo más que un poco de aversión, y eso fue obvio.

En casi todo momento el partido fue áspero. Delonte West, de los Celtics, incurrió en una falta técnica y Jermaine O'Neal cometió una falta flagrante, antes de que las cosas se pusieran realmente candentes en el cuarto período.

Paul Pierce, también de Boston, fue expulsado a siete minutos del final luego de dos faltas técnicas en sendas escaramuzas con Wade y James Jones en un lapso de 59 segundos.

"Cada partido va a ser como éste", adelantó Wade. "Esperamos el reto".

Las semifinales de la Conferencia del Oeste comenzaron con un triunfo sorpresivo de los Grizzlies por 114-101 sobre el Thunder de Oklahoma City, aunque para Zach Randolph y Memphis no fue tal.

"Nosotros estamos convencidos", afirmó Randolph. "Definitivamente estamos convencidos. Nuestra confianza está muy elevada. Le digo a los chicos que podemos competir y jugar contra cualquiera".

Así como lo hicieron cuando también sorpresivamente eliminaron a los Spurs de San Antonio que eran los primeros preclasificados, Randolph y Marc Gasol fueron las bujías en el primer triunfo de Memphis al empezar en cancha ajena las semifinales, y frenando al Thunder desde el principio.

"Creo que siempre intentamos hacer eso", dijo Gasol. "La cosa es que eso no siempre es posible".

Kevin Durant y su compañero estelar Russell Westbrook no pudieron sobreponerse al gran dominio de Memphis en la pintura.

"No se le puede detener (a Randolph). Hay que tratar de complicarle los lanzamientos, como él lo hace, pero si tira a la canasta, es difícil contenerlo", dijo Durant. "Es fenomenal".

El segundo partido los espera el martes también en Oklahoma City.