El alemán Stefan Bradl (Kalex) supo mantener a raya hasta la línea de meta al español Julián Simón (Suter) para adjudicarse su segunda victoria de la temporada al imponerse en el Gran Premio de Portugal de Moto2 que se disputó en el circuito de Estoril.

Bradl, autor del mejor tiempo de entrenamientos, aprovechó su posición en la formación de salida para ser el más rápido en ese momento, si bien tras su estela se llevó a todos los aspirantes a la victoria en Estoril, entre los que estaban los español Julián Simón y Marc Márquez, ambos sobre mecánicas de Suter.

Después de unas vueltas iniciales en las que todos buscaron el hueco para colocarse y de producirse algunos errores en forma de caída, como la que protagonizó el suizo Thomas Luthi (Suter) cuando había superado a Stefan Bradl pero se fue por los suelos al entrar completamente colado en una curva durante la cuarta vuelta.

Ahí fue cuando se colocó nuevamente líder Stefan Bradl y comenzó a tirar para llevarse sólo tras el rebufo de su moto al turco Kenan Sofuoglu (Suter), mientras que en un segundo grupo se colocaban seis pilotos, los españoles Simón y Márquez, el japonés Yuki Takahashi (Moriwaki), el francés Jules Cluzel (Suter), el suizo Dominique Aegerter (Suter) y el británico Scott Redding (Suter).

Por detrás, el italiano Andrea Iannone (Suter), que no tuvo unos buenos entrenamientos y tuvo que partir desde la quinta línea de la formación de salida, comenzó a remontar posiciones de manera espectacular para llegar hasta el grupo perseguidor de Bradl en el decimoséptimo giro, cuando logró superar por primera vez a Simón, por entonces segundo, casi en el mismo momento en el que el turco Sofuoglu se iba por los suelos.

Pero antes, en el octavo giro, Marc Márquez volvió a protagonizar una caída, como le ha sucedido hasta ahora en lo que va de campeonato, al entrar demasiado fuerte en una curva y al no controlar su moto se acabó llevando por delante al británico Scott Redding, quien intentó controlar su moto si bien acabó por los suelos. Ambos regresaron a la carrera pero en los últimos lugares.

Como ellos también se cayó en el duodécimo giro el francés Jules Cluzel (Suter), que era sexto, lo que en realidad provocó la criba definitiva en las posiciones de cabeza.

El ritmo impuesto por Stefan Bradl en el tramo final de la prueba de Moto2 no fue suficiente para frenar las aspiraciones de sus más directos rivales, Julián Simón y Andrea Iannone, lo que iba a deparar un final de competición auténticamente espectacular.

Mientras, tras ellos se instaló en una cuarta plaza a la espera de lo que sucediese por delante el japonés Yuki Takahashi y, por entonces, Aleix Espargaró (Pons Kalex), que había salido desde muy atrás y no pudo mejorar prácticamente ninguna posición, ya había tomado el camino de su taller con problemas mecánicos.

Después de esperar pacientemente su oportunidad, Andrea Iannone pasó a la acción en el vigésimo segundo giro, en el que superó por el interior de una curva a Bradl, quien antes de concluir la vuelta intentó recuperar el liderato, pero el italiano aguantó con valentía la posición.

No fue por mucho tiempo ya que en la entrada de la variante Iannone tuvo que forzar al máximo para cerrar el hueco a Bradl y forzó el error, que le hizo caer de manera muy limpia y por lo que pudo regresar rápido a la carrera -undécimo-, aunque ya lejos de aspirar a la victoria ya que apenas quedaban tres vueltas.

El triunfo era ya cuestión de dos pilotos, Bradl y Simón.

Simón aguantó pegado al alemán hasta el último giro buscando el error de su rival, pero éste supo cerrar muy bien todos los huecos a su oponente para obtener la segunda victoria de la temporada, que además le coloca líder del campeonato, puesto que sus más inmediatos enemigos en esa tabla, Iannone y Luthi, acabaron por los suelos.

El italiano pudo acabar la carrera en la decimotercera plaza, mientras que Luthi no entró en línea de meta.

La segunda plaza de Julián Simón, su primer podio de la temporada, le permite ascender desde la séptima a la quinta plaza del campeonato-.

Digna de mención fue la actuación de Pol Espargaró (FTR), quien hasta el momento no había podido puntuar, pero el piloto de la escudería HP Tuenti no cometió en esta ocasión errores, supo ganar posiciones en la pista para llegar a la meta en una más que meritoria sexta posición, con Esteve Rabat (FTR), que salió desde muy atrás, décimo y Ricard Cardús (Moriwaki) Áxel Pons (Pons Kalex), también en los puntos.

La decimonovena posición fue para Javier Forés (Suter), mientras que Márquez, tras su percance, pudo remontar hasta la vigésimo primera posición.

Juan Antonio Lladós