El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó hoy que al presunto líder de las FARC Joaquín Pérez Becerra, entregado por Caracas a Bogotá esta semana, le pusieron una trampa porque "lo estaban cazando" y lo "sembraron" en Venezuela para colocarle una papa caliente a su Gobierno.

"No tengo la menor duda de que lo sembraron aquí para ponernos a nosotros una papa caliente, así que si yo lo agarro soy malo y si no lo agarro también soy malo. Cumplí mi responsabilidad y lo capturamos y está allá, que él asuma su responsabilidad", dijo Chávez en un acto público.

Sectores radicales del movimiento bolivariano criticaron al Gobierno de Venezuela por capturar a Pérez Becerra el pasado sábado, a su llegada a Venezuela procedente de Suecia, y entregarlo el lunes a Colombia, dando curso a una orden de captura de Interpol.

"La responsabilidad no es mía, el primer responsable es ese caballero que viene para acá sabiendo que le está solicitando Interpol con código rojo, cada cual que asuma su responsabilidad", dijo Chávez, al asegurar que todos los servicios de inteligencia sabían hasta dónde iba sentado en el avión.

El presidente venezolano señaló que "también debería decir alguien quién lo invitó para acá, quién lo montó en la trampa, porque lo montaron en una trampa al señor, lo montaron para acá y lo estaban cazando, todo el mundo lo sabía".

"Infiltrados, son movimientos infiltrados hasta la médula", agregó.

Chávez indicó que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le llamó para informarle de la llegada de Pérez Becerra al aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a Caracas, y desveló que el Gobierno de Venezuela llamó al avión para confirmar la información.

"El gobierno de Colombia, la Interpol, y estoy seguro que la CIA y todos los cuerpos de inteligencia sabían hasta en qué asiento venía", dijo Chávez.

Señaló que "ahora el gobierno de Colombia asumirá su responsabilidad", pero se preguntó cómo Pérez Becerra, que tiene nacionalidad sueca, pudo salir de Suecia y abordar un avión, y cómo hizo escala en Fráncfort (Alemania) sin que nadie le detuviera.

"Así como entregamos al Gobierno de Cuba a Chávez Abarca, le entregamos al gobierno de Colombia" a Pérez Becerra, dijo Chávez en alusión al salvadoreño entregado en julio por Caracas a La Habana, donde fue juzgado y condenado a 30 años de prisión en enero por actos de terrorismo.

Chávez se mostró muy molesto con los sectores que le acusaron de traicionar a los movimientos de izquierda por la entrega de Pérez Becerra, y les dijo que se equivocaron con la quema el pasado jueves de un muñeco con las fotos de los ministros de Exteriores, Nicolás Maduro, y Comunicación, Andrés Izarra, en una protesta en Caracas.

"Los compañeros que quemaron el muñeco con la cara de Nicolás, de Izarra, cometieron un error, han debido quemar un muñeco con la cara de Chávez, porque yo soy el responsable de las decisiones que toma el gobierno", afirmó.

"Yo tomo las decisiones y asumo mis responsabilidades, a mi no van a estar chantajeándome aquí, nadie, ni de la extrema izquierda ni de la extrema derecha ni nadie", agregó.