La campaña electoral en favor y en contra de la consulta popular y referendo que tendrá lugar el próximo sábado en Ecuador marcó hoy la celebración del Día Internacional del Trabajo en este país andino.

Miles de manifestantes se concentraron en el centro histórico de Quito tras las marchas que recorrieron varias calles desde el centro norte de la capital.

Quienes apoyan la consulta popular y referendo propuesto por el jefe de Estado, Rafael Correa, para, entre otros, cambiar el sistema judicial, se concentraron en la Plaza de la Independencia, frente al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

En el lugar se repartieron pancartas, libros, afiches de Correa, banderas y octavillas que promocionaban al "sí", se escuchó música y se disfrutó de actos artísticos organizados, entre otros, por el movimiento oficialista Alianza País.

A pocas cuadras de distancia, en la plaza de San Francisco, líderes de algunos sindicatos y trabajadores se concentraron para exigir estabilidad laboral y para rechazar el contenido de la consulta popular y referendo, con excepción de la pregunta con la que, de ganar el sí, se penalizaría la no afiliación a la seguridad social.

También en la concentración por el "no" hubo música y otras demostraciones culturales.

De su lado, el jefe de Estado reiteró hoy su promesa de continuar trabajando para acabar con la explotación laboral en esta nación durante recorridos que realiza en el interior del país en el marco de la campaña electoral que terminará el próximo 4 de mayo.

En su habitual informe de labores, Correa dijo ayer que al asumir su administración en 2007, el salario básico llegaba a 150 dólares y ahora está en 264, y que, además, se han dado acciones para que las empresas repartan las utilidades y para que haya estabilidad laboral.