El Museo de Arte del Miami Dade College presenta desde hoy una exposición dedicada al estadounidense Arnold Mesches, un repaso sobre los 70 años de trayectoria artística del pintor en la que destacan sus visiones anárquicas e intensamente autobiográficas.

Mesches, de 90 años y residente en Gainsville (norte de Florida), continúa infatigable una labor creativa que comenzó con su primera exposición en 1945, en la que ya se mostraba como un artista comprometido con los dilemas morales y cuestiones de su tiempo.

En la carrera artística del estadounidense cristalizan "los movimientos creativos, políticos y culturales de la centuria pasada y presente", explicó a Efe Kim Levin, comisario de la exposición que reúne en la Torre de la Libertad de Miami más de 65 trabajos del autor.

La exposición, titulada "Arnold Mesches: Una vida de trabajo", descubre a un pintor de una "consumada maestría en la investigación de la sociedad del espectáculo".

Además, revela una obra que, a través de siete décadas, se nutre de los principales movimientos artísticos: del realismo social (que prevaleció durante la II Guerra Mundial) a la figuración existencial de la década de 1950, ejemplificada, esta última, en "fantasmales supervivientes esqueléticos".

Ya en la década de 1980, Mesches se decantó por una pintura que elabora visiones anárquicas e intensamente autobiográficas, continuación de una rica obra que durante estas décadas "se amplifica, muta, emerge y diverge", apuntó Levin.

El comisario de la exposición puso de relieve que la exposición es una ocasión única para conocer la mayor parte de las corrientes artísticas que dominaron el siglo XX, desde la figuración existencial de la posguerra al surrealismo, pasando por el expresionismo abstracto, todos ellos plasmados en su obra.

La exposición resume una obra que es, en buena parte, un retrato descarnado de la "íntima preocupación del artista por la locura de la civilización".

Así, "camareros, aristócratas, payasos, cíclopes, figuras históricas, salones barrocos, parques públicos y circos", resultan "maravillosos en sus pinturas y, al mismo tiempo, espantosos", resaltó Levin.

En su opinión, la imaginería de Mesches "abarca el teatro de la vida, el espectáculo de los políticos y las clases sociales", así como la "historia del arte" y "el clima alegórico de nuestros tiempos precarios".

La vida de Mesches, nacido en 1923 en el condado neoyorquino de El Bronx, adquiere tintes de película con muchas de las extrañas situaciones y complicadas peripecias que le tocó vivir, entre otras la vigilancia a que fue sometido por el FBI cuando el senador Joseph McCarthy llevó a cabo la "caza de brujas" con que atemorizaba a los cineastas estadounidenses, a los que incluía en su lista negra de comunistas.

"Mesches trabajaba entonces en la industria del cine y aprendió a pintar él solo, mientras el FBI compilaba sus actividades diarias", precisó Levin, quien destacó la notable influencia de Hollywood y los medios de comunicación en la obra del artista, que trabajó para la cadena CBS como dibujante en tribunales durante los juicios de interés público, donde no se podían introducir cámaras.

Ese fue precisamente el papel que desempeño Mesches en la película "Escape from the Planet of the Apes" (1971), del director Don Taylor, cuyo rodaje aprovechó para dibujar al equipo de producción y a los actores caracterizados de simios.

Mesches se mudó a Florida en 2002 y comenzó a impartir clases de arte en la Universidad de Florida (UF), de Gainsville, donde reside en la actualidad con su esposa, la novelista Jill Ciment.

"El se encuentra maravillosamente bien y continúa pintando", como podrán comprobar los que asistan a la exposición y se a acerquen a contemplar la obra "Shock and Awe 23", que Mesches terminó en las Navidades pasadas.

HASH(0x9f97184)

Por Emilio J. López.