La primera película de zombis hecha en Cuba, "Juan de los muertos", de Alejandro Brugués, competirá por el Goya 2013 a la mejor película iberoamericana con una comedia de autocrítica que pretende poner la risa a los estereotipos más locos del país del Caribe.

El filme disputará el galardón durante la ceremonia de entrega del próximo domingo en Madrid junto a las otras tres finalistas: la argentina "Infancia clandestina", de Benjamín Ávila, la paraguaya "Siete cajas", de Juan Carlos Maneglia y Ana Schembori, y la mexicana "Después de Lucía", de Michel Franco.

Estrenada en España el pasado enero, "Juan de los muertos", cuenta las desventuras de un grupo de cubanos de lo más variopinto para hacer frente a la invasión zombi que azota la isla.

Alexis Díaz de Villegas es el líder de un escuadrón que componen su hija, su mejor amigo, el hijo de este, un travesti y un forzudo que se desmaya ante la visión de la sangre.

Brugués expresa en una entrevista con Efe su alegría por la nominación pese a que se mostraba muy escéptico a que su película fuera una de las finalistas.

"Era la combinación perfecta", asegura el director cubano sobre la mezcla de realidad con el género fantástico, del cuál se declara un enamorado.

En "Juan de los muertos", Brugués combina los mejores estereotipos cubanos narrados en plena apocalipsis zombi, con el fin de contar la realidad que rodea a su país actualmente, y hablar de fenómenos como el éxodo migratorio.

"Hablo de las cosas que quiero y además juego con mis zombies", añade.

Y es que, en el filme, que ha paseado su humor por los festivales de Sitges, Toronto y Leeds, se llega a asegurar que los muertos vivientes son "disidentes pagados por el imperio".

En su lucha, el grupo guerrillero liderado por Juan, personaje basado en el propio hermano de Brugués, tendrá que enfrentarse a la idea de tener que abandonar su tierra ante la invasión que azota La Habana.

"Hay algunas escenas tomadas de la realidad, y son de las más descabelladas", afirma el director cubano, que lamenta que el género fantástico esté subvalorado.

"Es mucho más complejo que la pura diversión. Te permite hacer una metáfora y hablar de la realidad cubana y las cosas que nos preocupan", agrega Brugués, que se muestra muy contento por la recepción que ha tenido el filme en su país.

Para él, "Juan de los muertos", es una película a la que la gente "le agarra cariño", y confiesa que aunque el rodaje fue muy duro, por todo el trabajo de maquillaje que requirió caracterizar a cientos de zombis, fue muy divertido.

"Yo me sentía como un niño jugando. Eso es lo bonito de hacer cine, poder hacer las cosas que no puedes hacer de otra forma en la vida", declara.

Ahora, el director cubano, adelanta que se encuentra trabajando en varios proyectos y que ya tiene un guión nuevo terminado, del que probablemente salga una nueva película.

"Es una profesión muy rara, a veces estás esperando y otras trabajando como un loco", concluye.