El Alto Tribunal de Australia se pronunció hoy a favor de Google en su apelación contra las acusaciones por supuesta publicidad engañosa en sus resultados de búsqueda, informaron hoy fuentes judiciales.

El pleno de los magistrados del Alto Tribunal de Australia falló de forma unánime a favor de la apelación de Google, presentada en abril de 2012, frente a la acusación de la Comisión Australiana para el Consumo y la Competencia (ACCC, siglas en inglés).

La ACCC demandó a la empresa estadounidense en 2007 por considerar que violaba la Ley de Prácticas Comerciales, tras detectar que el buscador daba enlaces de empresas de venta de coches que no conducían al usuario al portal de estas compañías sino al de la revista "Trading Post" entre los años 2005 y 2008.

Los magistrados consideraron que el motor de búsqueda no había creado estos enlaces vinculados a la publicidad, sino que solamente los había publicado o mostrado.

"Los usuarios razonables y comunes del motor de búsqueda de Google habrían entendido que la representación expresada por estos enlaces patrocinados eran de los responsables de la publicidad y por ello no hubieran asumido que Google adoptó o respaldó esas representaciones", según el documento judicial.

Por ello, Google no estuvo vinculada a una "conducta engañosa ni falaz", agregó la fuente.

Google ha afrontado varios litigios sobre las prácticas comerciales y sus resultados de búsquedas en varios países de la Unión Europea y Estados Unidos.