Ciento cincuenta obras de arte, desde el siglo XV hasta nuestros días, analizan la importancia de las ventanas como un elemento fascinante que encuadra un paisaje, transforma un cuadro, marca los límites entre el interior y el exterior o crea una barrera entre la realidad y los sueños.

Pinturas, esculturas, fotografías y vídeos muestran distintos usos de las ventanas -según la época y la corriente artística predominante- en la exposición "Ventanas, del Renacimiento a Nuestros Días. Dürer, Monet, Magritte...".

"Las ventanas son un elemento fascinante porque se establece una relación entre el cuadro, entendido como ventana para algunos artistas, y las ventanas que se convierten en el tema fundamental de algunas obras de arte", dijo la directora de la Fundación L'Hermitage, Sylvie Wuhrmann, al presentar la exposición a la prensa.

En 1435, Leon Battista Alberti publicó "De la pintura", un libro en el que formula los principios teóricos del Renacimiento y en el que afirma que un cuadro "es un cuadrilátero de la grandeza que yo veo y una ventana abierta a través de la cual puedo mirar la historia".

Del Renacimiento, se presentan obras como "La dame aux jasmins" (1485-1490), de Lorenzo di Credi, que muestra a una mujer con una postura similar a la Gioconda de Da Vinci y donde la ventana es un elemento decorativo, pero abierto para mostrar la realidad exterior.

En "Le déjeuner au jambon" (1638), de Willen Claesz, se muestran los restos de un desayuno consumido y la ventana se refleja en una copa de agua estableciendo una relación entre la naturaleza muerta y la ventana.

Posteriormente, la ventana avanza como simple elemento de decoración para convertirse en un objeto de meditación o de deseo.

En numerosos cuadros aparecen mujeres que contemplan a través de una ventana, absorbidas en la visión del mundo exterior que obtienen desde un mundo interior y familiar.

Un punto de vista curioso que muestra la exposición es el del sujeto que contempla desde el exterior de una ventana lo que ocurre en un espacio interior, adentrándose en las vidas íntimas de sus ocupantes.

Así, "Un coin d'appartement" (1875), de Claude Monet, muestra a un niño en el pasillo de su casa que observa cómo alguien está "cotilleando" lo que ocurre en el interior.

Si hasta finales del siglo XIX la ventana, tanto como elemento decorativo o de deseo, siempre se había representado desde una posición frontal, a partir de ese entonces aparece desplazada del centro de la obra.

Es el caso de "La terrase ensoleillée" (1939-1945), de Pierre Bonnard, obra que "muestra un punto de vista interesante porque las ventanas ya no son frontales, hay una percepción del espacio cambiado y una mezcla entre lo que es el interior y el exterior", explicó a Efe la restauradora de L'Hermitage, Aurélie Couvreur.

El cubismo y el futurismo aportaron nuevas perspectivas en el uso de las ventanas, que quedarán perturbadas y despojadas de su función anterior de barrera entre el mundo interior y exterior, en obras como "Oedipus Rex" (1922), de Max Ernst.

Y tras el movimiento abstracto, que supone un punto de inflexión en el uso de las ventanas, la exposición se detiene en la fotografía.

Destacan las instantáneas que Nicéphore Niépce hace desde la ventana de la primera planta de su casa de Saint-Loup-de-Varennes (Francia) en torno a 1825.

Más adelante, la muestra recoge cómo la ventana se cierra en el siglo XX para convertirse en un verdadero objeto de arte -ya no importa lo que muestra dentro o fuera de ella, sino la ventana en sí misma.

De este momento, destacan esculturas de ventanas con cristales oscuros que no dejan atravesar la luz como "Fresk widow" (1920-1964), de Marcel Duchamp.

La muestra se cierra con la ventana entendida como una pantalla de cine o de televisión, obras en las que se refleja el uso más moderno de este elemento icónico.

Organizada en coordinación con el Museo Cantonal de Arte y el Museo de Arte de Lugano, la exposición estará abierta desde mañana, viernes, hasta el 20 de mayo próximo en la Fundación L'Hermitage, en la ciudad suiza de Lausana.

HASH(0x8517808)

Por Lourdes Abad