Agnès B. hizo hoy gala de una prolija y valiente creatividad en la Semana de la Moda masculina de París, al imaginar un armario inspirado en múltiples referencias culturales que presentó en un espectáculo con personalidad propia.

La mente creadora de la firma, la modista Agnès Troublé, demostró con esta colección "prêt-à-porter" otoño-invierno 2013-2014 que su dedicación merece el rango de arte y que la gestión de la casa, desde el diseño de las prendas hasta su presentación, pasando por la comunicación, es digna de admiración por su efectividad y rasgos distintivos.

Sus siluetas invitaron al público a viajar a diferentes lugares comunes de la cultura popular: desde el lejano oeste de películas como "Río Bravo" (1959), de Howard Hawks, al estilo de James Dean retratado por Andy Warhol en un bosquejo de 1957.

"Compré el dibujo de ese chico que se parece a James Dean, creo que a la gente le gusta tener referencias", explicó a Efe Agnès B., quien aseguró que esa ilustración representa "la vestimenta del siglo XX y del siglo XXI".

Estas referencias dan como resultado prendas únicas como pantalones con elipsis irregulares estampadas en tonos cálidos, un conjunto en rojo con camisa de seda y tirantes blancos o una capa negra sobre una sudadera blanca con garabatos finos y oscuros.

"Dejo volar mi imaginación", confesó la artista sobre su proceso creativo.

El oeste americano hizo su incursión con vaqueros y tonos tierra, que incorporaron pinceladas en verde botella o rojo teja, con botas camperas revisitadas y sombreros que protegen del sol del desierto.

Entre lo más transgresor se encuentran los pantalones dorados y las camisetas de rejilla que dejan el torso semidescubierto.

El color está vivo, tiene consistencia y se integra perfectamente en el corte. El azul aguamarina tiñe los abrigos, el lapislázuli imprime los trajes de lana y el amarillo decora sombreros "fedora" y jerséis.

"Me esfuerzo por conseguir materiales buenos, prendas que duren, que se puedan combinar entre sí. Es lo que más me interesa para que la gente esté contenta", afirmó Troublé, quien abrió su primera tienda en 1975.

El compromiso social de la diseñadora queda patente, además de en su colaboración con diversas ONG, en la selección de los modelos que desfilan con sus prendas, a los que permite ser ellos mismos, y cuyo físico no responde a criterios predeterminados.

Esta presentación de "prêt-à-porter" contó con un español, el malagueño Pepe Muñoz, quien presentó las prendas a ritmo de danza contemporánea bajo la música electrónica, generada únicamente por la boca, de Paulo Goude, hijo de la cantante Grace Jones.

"Estaba en París con la gira internacional del musical 'West Side Story', teníamos unos meses de pausa y me he quedado", explicó Muñoz a Efe, quien señaló que, aunque en un principio debía únicamente desfilar, al ser bailarín, la diseñadora le propuso que actuara.

Tras el espectáculo de Goude y Muñoz, apareció en escena el judoca francés Teddy Riner, ganador del oro olímpico en Londres y titular de cinco títulos mundiales consecutivos, con una corona de laureles dorados.

"Quería rendirle homenaje a Agnès desfilando para ella porque me hace mucha ropa. Era lo mínimo que podía hacer para agradecerle todo lo que hace por mí", afirmó el deportista, quien se mostró muy satisfecho con esta primera experiencia sobre la pasarela.

HASH(0x911f3f8)

Mercedes Álvarez.