Con invocaciones al Ajaw, el Creador y Formador del Universo, los sacerdotes y guías espirituales mayas iniciaron hoy en Guatemala la celebración del 13 B'aktun, la finalización del período del quinto sol y el inicio de una nueva era para la humanidad.

Alrededor del "fuego sagrado", elemento purificador en la cosmovisión maya, que es alimentado con incienso y velas de colores, y desde cuatro posiciones que representan los puntos cardinales, los sacerdotes agradecen al Ajaw la finalización del quinto sol, el período de 5.200 años establecido en el calendario maya de larga cuenta.

Durante todo este jueves, el último día del período, el fuego es avivado en los trece centros ceremoniales mayas dispersos por todo el país en donde el Gobierno ha organizado las celebraciones del 13 B'aktun, así como en cientos de cerros, montañas, ríos y lugares sagrados indígenas en donde, en privado, los descendientes de esa milenaria cultura llevarán a cabo sus propias celebraciones.

En Kaminal Juyú, "Cerro de los Muertos" según la traducción al español, una ciudad construida por los mayas en el período Preclásico (300 años antes de Cristo), ubicada al noroeste de la capital guatemalteca, la celebración comenzó en la madrugada y se extenderá hasta la llegada del Oxlajuj Ak'abal, el "nuevo amanecer", el inicio de la nueva era.

"El Ajaw es el Creador y Formador del Universo, de todo lo que existe, de todo lo que se ve y lo que no se ve. Es padre y madre de la naturaleza y del hombre; de la vida y de la muerte", explicó a Efe uno de los sacerdotes que a primera hora de este jueves acudió al inicio de la festividad en Kaminal Juyú.

Durante las próximas 36 horas se espera que cientos de miles de personas acudan a los centros ceremoniales mayas para presenciar los ritos indígenas y escuchar las explicaciones de los sacerdotes y guías espirituales.

La actividad central se realizará en Tikal, la imponente metrópoli maya que tuvo su apogeo en el período Clásico (del año 200 al 900 después de Cristo), ubicada en el selvático departamento de Petén, 400 kilómetros al norte de la capital guatemalteca.

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, acompañado por la mandataria costarricense, Laura Chinchilla, la única gobernante de la región que aceptó la invitación de participar en la celebración, encabezarán los festejos desde el místico complejo de edificaciones construidas por los mayas.

Además de las ceremonias espirituales, que según el Gobierno serán "las más grandes de la historia", los festejos del 13 B'aktun incluyen actividades culturales, conferencias científicas, festivales gastronómicos, discusiones filosóficas e invocaciones místicas.

Según las autoridades, al menos 200.000 turistas extranjeros estarán presentes en las diferentes actividades que se realizarán al unísono, además de en Kaminal Juyú y Tikal, en los sitios arqueológicos de Yaxhá, Quiriguá, Iximché, Zaculeu, Chocolá, Mixco Viejo, Uaxactún, Tak'Alik A'baj, y en las ciudades de Antigua, Quetzaltenango y Panajachel.