Varias ciudades brasileñas rindieron hoy homenajes al arquitecto Oscar Niemeyer, fallecido el pasado día 5, en el que hubiera sido el 105 cumpleaños del autor de los principales edificios de Brasilia.

En la capital brasileña, las autoridades locales prepararon un espectáculo denominado "Abrazo de la luz", en el que destacaba el encendido de una estructura semicircular con 65.000 bombillas de colores y que también incluía un concierto del Coro Lírico de Brasilia.

El espectáculo, en el que también estaba previsto la lectura de versos y cartas escritas por este intelectual, tenía como objetivo ilustrar la "grandiosidad" de los edificios de Niemeyer en la capital, según un comunicado de la gobernación del Distrito Federal.

En Río de Janeiro, su ciudad natal, Niemeyer recibió un homenaje más prosaico, el de una tradicional comparsa de carnaval, la Banda de Ipanema, que presentó hoy su camiseta para las fiestas del próximo febrero en la que aparecen dibujos del arquitecto.

El arquitecto era un apasionado del carnaval y es de su autoría el diseño del sambódromo, la avenida por donde desfilan las escuelas de samba, aunque no es el caso de la Banda de Ipanema, cuyas actuaciones siempre atraen multitudes por la célebre playa homónima.

Niemeyer, internacionalmente reconocido como padre de la arquitectura moderna, falleció el día 5 de diciembre a los 104 años en un hospital de Río de Janeiro por problemas respiratorios.

Un día después fue velado en el palacio presidencial de Planalto, en Brasilia, una de sus principales obras, y recibió homenajes de todo su país y del extranjero.