La fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz puso en venta la casa de tres plantas que tiene en el barrio neoyorquino del West Village por la que pide 33 millones de dólares.

La vivienda cuenta entre sus atractivos con casi 1.000 metros cuadrados, trece chimeneas, techos altos y un jardín privado, según puede verse hoy en la página web de la inmobiliaria encargada de su venta, Brown Harris Stevens.

Leibovitz compró las dos primeras plantas del edificio en 2002 por 4,2 millones de dólares, y la tercera por otros 1,9 millones, y las reformó para unificarlas.

Esta residencia de ladrillo, que ocupa toda una esquina y cuya construcción se remonta a la década de 1830, dispone de un comedor de gala, una cocina totalmente equipada que da a un patio, un solárium y un cuarto de juegos con tragaluz.

En 2009, la aclamada fotógrafa se vio envuelta en una disputa con una empresa de préstamos, Art Capital Group, que le habría dejado 24 millones de dólares a cambio de recibir como garantía esta casa del West Village así como los negativos y derechos de sus instantáneas.

Ese año, la Sociedad del Greenwich Village por la Preservación Histórica se opuso a unas renovaciones que acometió Leibovitz en la casa, y acabó evitando una demanda de un vecino cifrada en 15 millones de dólares comprando la residencia del demandante.

La fotógrafa tiene previsto mudarse a la parte alta de la ciudad para estar más cerca del colegio de sus tres hijas.