Una moruchada sin opciones, novilleros con deseos, pero poco preparados, un público ignorante dio como resultado un festejo anodino esta tarde en la Monumental Plaza México, noveno de la campaña 2012, en el que los mexicanos Óscar Amador y Luis Ignacio y el colombiano Leonardo Campos "El Choni", no pasaron de regulares.

Con una entrada similar a las anteriores, se lidiaron seis novillos de José Raúl Cervantes, sin finura y que en sus condiciones de lidia han sido francamente muy malos, así hayan sido aplaudidos en el arrastre varios de ellos. Ninguno dio una embestida con calidad, tres negros, primero, segundo y sexto, fatales; dos berrendos, uno en negro y otro en castaño y un colorado, tercero, quinto y cuarto, tampoco dieron opciones.

Amador, con el primero, anduvo sin plan. Mató mal y escuchó un aviso y se silenció su labor. Mejor en el cuarto con algunos pases aislados, pero también mal con la espada. Silencio.

Luis Ignacio, con más preparación, hizo lo plausible sin ser nada excepcional. En el segundo expuso sin ser tomado en cuenta. Escuchó dos avisos y división de opiniones. En el quinto tuvo destellos aunque con un toreo un tanto eléctrico. Mató de buena estacada y saludó desde el tercio con división de opiniones.

Campos tampoco logró nada. Tiene idea, hasta buena técnica, y en momentos se lució indeciso. En su primero tuvo momentos aislados y mató mal. Escuchó un aviso y se silenció su labor. El sexto tampoco sirvió y el torero lo mató de una soberbia estocada. Escuchó ligeras palmas.