Una ex asistente del bajista de U2 Adam Clayton fue sentenciada a siete años de prisión luego que un jurado la halló culpable por unanimidad de desfalcarle más de 2,8 millones de euros (3,6 millones de dólares) al músico.

Carol Hawkins no hizo comentarios al salir del Tribunal Penal de Dublín escoltada por guardias carcelarios.

Hawkins se encontraba en libertad bajo fianza tras haber sido declarada culpable la semana pasada de 181 cargos relacionadas con 181 cheques de las cuentas de Clayton que hizo a su nombre entre el 2004 y el 2008. Documentos indican que usó el dinero para comprar ropa de marca, 22 caballos purasangre, un auto nuevo, clases en la universidad para sus hijos y pasajes de avión en primera clase.

El juez, Patrick McCartan, falló el viernes que la asistente de 48 años no había mostrado ningún remordimiento y que podría intentar cometer delitos similares si no era severamente castigada ahora.