El guitarrista Yomo Toro, considerado el rey del tradicional cuatro puertorriqueño de diez cuerdas, falleció el fin de semana. Tenia 78 años.

Toro murió por insuficiencia renal el sábado en Nueva York, confirmó su amiga y colega Aurora Flores.

"Era un virtuoso de la guitarra y del cuatro. Tenía esos dedos cortitos de ángel que volaban por la guitarra, fuera el género que fuera, desde el jíbaro o la bomba puertorriqueñas, a la salsa o el rock", dijo a The Associated Press Flores, quien es música y periodista.

El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg se sumó a las condolencias por la pérdida del artista, residente en la ciudad desde 1953, a través de un comunicado.

El alcalde definió a Toro como uno de los "músicos latinos más venerados de Nueva York" y destacó su contribución especial al ámbito cultural de la ciudad.

Flores conoció a Toro en 1974 durante una entrevista que le hizo para la revista Billboard durante el concierto que el músico dio en el Madison Square Garden con la Fania.

"Yo entonces ya era fan de él", recordó Flores.

El músico, cuyo verdadero nombre era Víctor Guillermo Toro, nació en la localidad puertorriqueña de Ensenada, hijo de un guitarrista amateur. Su afición por la música se remonta a cuando tenía cinco años, cuando su padre lo encontró subido en una caja intentando tomar agarrar la guitarra que había colgada en la pared.

A lo largo de seis décadas de trayectoria, Toro se destacó participando en unos 150 álbumes y grabando 20 discos en solitario.

Tras aterrizar en Nueva York en 1953 con su banda Los Cuatro Aces, y tocar en el Caribe, consiguió uno de sus sueños: actuar con el trío mexicano Los Panchos.

Luego tendría un show en televisión, "Yomo Toro Variety Show", en el canal 41 de la TV neoyorquina, que en los años 60 y 70 atrajo la atención de los propietarios del legendario sello Fania, Jerry Masucci y Johnny Pacheco.

Toro acabaría formando parte del famoso grupo del sello, Fania All-Stars. Luego, en 1972, grabaría con su cuatro "Asalto Navideño" junto con Willie Colon, todo un éxito para Fania.

Las leyendas con las que Toro llego a tocar incluyen también a Harry Belafonte y Paul Simon, entre otros.

"El New York Times lo comparaba con Jimi Hendrix por la rapidez con la que tocaba. Se ponía el cuatro en el lado izquierdo y los dedos volaban", recordó Flores.

Toro llego a tocar con la banda de Flores, Zon del Barrio, que este viernes tenía previsto presentarse en el emblemático restaurante SOB's de Manhattan. Tras la muerte del músico, el concierto se convertirá en un homenaje al artista puertorriqueño.

"Fue mi mentor, mi padre musical", recordó Flores, quien destacó la humildad de Toro a pesar de sus éxitos. "Era una persona sin aires, viajaba por el mundo, hasta en Japón tenía una estatua y estuvo actuando en la Casa Blanca. Pero luego cada noche volvía a su apartamento humilde en el vecindario Bronx; nunca decía que no a la comunidad si le pedían hacer algún concierto de caridad".

"Puerto Rico está de llanto", agregó la música.

Un velatorio por el artista se celebrará el miércoles y jueves en el condado del Bronx, donde Toro residía.