Miles de personas participaron hoy en la "Batalla del Vino" de la ciudad de Haro, en la Rioja española, en la que fueron utilizados 6.000 litros de vino arrojados desde botas, porrones, bricks y hasta sulfatadoras.

Esta "batalla" se celebra cada 29 de junio para conmemorar una hazaña local del Medievo y congrega a miles de personas.

Este año, las autoridades locales reconocieron que sus expectativas fueron superadas por una gran afluencia de participantes, entre 6.000 y 8.000, muchos procedentes de países lejanos, como Australia, Japón y Holanda, entre otros.

Las redes sociales han favorecido que esta fiesta sea todavía más conocida, según los organizadores de los festejos, que se suman a otras similares, como la "tomatina", que organiza en agosto la localidad de Buñol, en Valencia (este mediterráneo), a la que acuden miles de personas de todo el mundo para participar en la batalla de tomates.