La Semana de la Moda de Sao Paulo se despidió hoy con un desfile sorprendente que tuvo de escenario una chatarrería con montañas de hierro oxidado y un tren abandonado coronado por ángeles.

Ese fue el escenario elegido por la firma Cavalera para el desfile que abrió la última jornada del evento de moda más importante de Brasil.

Cavalera presentó una colección llena de volantes, mallas ajustadas, estampados y con colores como el bronce, azul, blanco y negro.

El desfile acabó con una protesta de varios diseñadores para pedir más atención del Gobierno brasileño al sector de la moda, según recogió la organización del evento.

La última jornada de la edición estival de la Semana de la Moda paulista se completó con los desfiles de André Lima, Têca, Fernanda Yamamoto, Amapô y Samuel Cirnansck, todos ellos celebrados en la pasarela convencional del pabellón de la Bienal del Parque do Ibirapuera.