Scarlett Johansson admitió que aún le molesta pensar que incontables personas probablemente la han visto desnuda.

En el número de mayo de la revista Vogue la actriz habla sobre el ciberpirata que accesó ilegalmente su correo electrónico y envió fotos privadas que ella misma se había tomado para su entonces esposo Ryan Reynolds.

Las imágenes se filtraron en internet, donde todavía pueden verse.

Johansson dijo que cuando sale a cenar se siente "paranoica" de que la gente en el restaurante la haya visto sin ropa.

Sin embargo, acotó que no quiere causar lástima y que ha logrado lidiar con el asunto distanciándose del mismo: dejó de seguir los chismes sobre las celebridades o leer historias sobre ella.

Ojos que no ven, corazón que no siente. La actriz dijo que ahora es "mucho más feliz" y "creativa".

La edición de mayo de Vogue sale a la venta en Estados Unidos el 24 de abril.

___

En internet:

Vogue: http://bit.ly/IEEB8S