Flavio Cianciarulo comenzó su romance con México hace 22 años. Junto con su agrupación, Los Fabulosos Cadillacs, el músico argentino ingresó a territorio mexicano vía la fronteriza ciudad de Tijuana y desde ese momento hizo de este país su segundo hogar.

Cianciarulo dedicó gran parte de su nuevo libro "Crónicas del león: Diario de gira con Los Fabulosos Cadillacs" a su experiencia en México, un país que dice le ha aportado mucho musicalmente a través de figuras como el fallecido Miguel Aceves Mejía, Paquita La del Barrio, Los Tigres del Norte y Maldita Vecindad, pero también a nivel personal, al casarse con una mexicana originaria de la ciudad de Monterrey.

"De forma cariñosa, me gusta decir que soy un poquito mexicano; primero, porque me enamoré de este país, desde el principio hubo una combustión muy interesante, y bueno, de cierta forma, México nos ha dado todo a Los Cadillacs. Me enamoré del país, de su público, de la vida mexicana y luego de una de sus mujeres", relató el bajista el martes en una entrevista telefónica con The Associated Press.

En su libro, editado por el sello independiente Warp Books, el compositor principal y fundador de Los Cadillacs narra las aventuras vividas con su banda en un período de casi tres años, que abarca su regreso a los escenarios en 2008 y algunas de las anécdotas más representativas de una gira que los llevó a más de 40 ciudades de Latinoamérica, Estados Unidos y España.

"Redactar estas crónicas de viaje es algo que no tuve ni siquiera que plantearme; en esos casi tres años no paré de escribir, así que tocar nuevamente con mis hermanos de ruta me daba un buen motivo para narrar lo que pasaba: la espera en un aeropuerto, una prueba de sonido o un enloquecido show", explicó el rockero de 47 años.

"No sabía si estas crónicas serían un libro o si las publicaría en mi blog", agregó. "Después ocurrió que por el carácter del libro se dio que se editara en México y aquí estamos, de México para Latinoamérica".

En 29 años de trayectoria, Los Cadillacs se han hecho acreedores de un lugar privilegiado en la escena latina del rock. La agrupación ha fungido como cronista de la realidad sociopolítica del continente en canciones como "Matador" y "Quinto centenario", y ha llevado a otras latitudes la herencia sonora del panameño Rubén Blades, popularizando su tema "Desapariciones" entre generaciones más jóvenes gracias a un cover que grabó.

A finales de 2001, la banda también integrada por el vocalista Gabriel Fernández "Vicentico", el saxofonista Sergio Rotman, el trompetista Daniel Lozano, el tecladista Mario Siperman y el baterista Fernando Ricciardi optó por darse un receso que duró seis años.

México fue testigo del inicio de su gira de reencuentro "Satánico Pop Tour", con dos magnos conciertos en el Foro Sol de la capital mexicana en noviembre de 2008 que congregaron a más de 100.000 personas en total.

"México es un país que culturalmente nos ha aportado mucho a mí y a Los Fabulosos. Después de que decidimos separarnos, en 2001, me fui a vivir a Monterrey y me dediqué a conocer el país desde sus entrañas", contó el rockero.

Recordó que el primer lugar en el que Los Cadillacs se presentaron hace 22 años fue el mítico bar Río Rita, en la ciudad de Tijuana, al norte de México. "Entonces soñábamos con ir al Distrito Federal. Bajamos a México procedentes de Los Ángeles, por suerte teníamos un mánager en Estados Unidos, Tomas Cookman, que en esa época era muy 'underground'. Aquella noche tocamos en Tijuana para 50 punk-rockers".

El bajista, quien además tiene un proyecto independiente llamado Señor Flavio en el que comparte créditos con su hijo baterista de 13 años, Astor Boy Cianciarulo, promocionó recientemente en el Festival Vive Latino su más reciente álbum, "Nueva Ola".

"Hace unos meses que el disco salió en Argentina, y recién estamos lanzándolo en México vía Pop Art (filial de Sony Music). Siempre tengo un disco nuevo en la computadora, ahora mismo tengo nuevas canciones, pero siempre hay que esperar un poco", dijo el músico argentino, quien además da vida a otros proyectos sonoros como The Flavio Mandinga Project y Misterio, este último también integrado por su hijo Astor y Nico Valle, contrabajista de Motoraza.

Cianciarulo señaló que por el momento Los Fabulosos Cadillacs se mantienen en receso, aún sin una fecha determinada para volver a los escenarios.

"Los Cadillacs funcionamos siempre de ese modo ... Por momentos nos atomizamos y desatomizamos. Yo tengo mucho por delante; mis proyectos solistas necesitan que los defienda mucho y eso haré", concluyó de manera tajante.

___

En Internet:

http://www.fabulosos-cadillacs.com/new/index.php

http://www.myspace.com/senorflavio