Una enorme roca que ha estado deambulando por el sur de California durante la última semana y media llegó al Museo de Arte del Condado de Los Angeles en la madrugada del sábado, vitoreada por un público que ha aumentado a decenas de miles.

La roca será la pieza central de la más reciente obra del aclamado artista terrestre Michael Heizer, "Levitated Mass".

La roca de 340 toneladas, acompañada por un séquito de aproximadamente 100 personas, salió de una polvosa cantera en Riverside el 28 de febrero, trasladada hacia su destino por un transporte especialmente diseñado para ello, tan largo como un campo de fútbol.

Mientras realizaba un largo y desviado recorrido hacia el museo a fin de evitar el paso por calles estrechas, puentes de tiro corto y molestos cables de electricidad, la gran pieza se ganó un seguimiento de proporciones de estrella de rock.

En una de sus paradas, un hombre propuso matrimonio a su novia frente a la roca. Poco después, a su llegada a Long Beach, las autoridades de la ciudad organizaron una fiesta en un barrio que atrajo a miles de personas.

Sin embargo, hubo un par de pequeños baches en el camino.

Debido a sus dimensiones, la roca sólo podía ser trasladada por las noches y las madrugadas, deteniéndose durante el día en sitios elegidos con anticipación.

Dos días después de comenzar su travesía tuvo que detenerse 3,2 kilómetros (2 millas) antes de su destino planeado, por una falla en la transmisión del motor del vehículo que la cargaba. Fue estacionada parcialmente en la calzada de una carretera cercana a la entrada de una autopista en Diamond Bar, brindando a los conductores una excepcional oportunidad de apreciarla.

Retomó el camino al día siguiente, pero mientras se dirigía al sur de rumbo a Los Angeles a principios de semana, los organizadores descubrieron dos palmeras que no tenían contempladas y que bloqueaban su camino. Las quitaron y siguieron adelante, no sin antes prometer a la comunidad que las colocarían de nuevo en su lugar.

En el museo, la roca será colocada sobre una zanja de 140 metros (465 pies) de largo, donde Heizer ha prometido que los visitantes que caminen por debajo de ella experimentarán la ilusión de que flota sobre ellos.

Heizer tuvo la idea de "Levitated Mass" hace más de 40 años, y pasó décadas buscando la roca adecuada para montar la exhibición.

Finalmente la encontró hace seis años, en un megalito de 340 toneladas y tan alto como una casa de dos pisos. Estaba en Riverside, a 60 millas del museo.

El proyecto, cuyo costo se calculó en 10 millones de dólares, recibe fondos de donantes del museo.