La colección de joyas, vestidos y otros objetos personales de Elizabeth Taylor superó todas las previsiones de la casa Christie's y se vendió en un total de 156,6 millones de dólares tras varios días de subastas en Nueva York que atrajeron la atención de miles de personas en todo el mundo.

"Mi madre siempre reconoció que ella era sólo una guardiana temporal de las cosas increíbles que llegó a poseer en vida y hoy creo que estaría contenta de saber que seguirán enriqueciendo a otras personas", afirmó en un comunicado Chris Wilding, uno de los hijos de la fallecida actriz.

Christie's destacó que tras las cuatro jornadas de subastas en su popular sede del Rockefeller Center neoyorquino y la venta a través de internet que continuó días después logró colocar el cien por cien de los 1.778 lotes, en el que se incluyeron joyas, vestidos, artes decorativos y recuerdos de sus películas, entre otros objetos.

Seis lotes se vendieron por encima de cinco millones de dólares y otros 26 objetos superaron el millón de dólares, según destacó la casa de subastas, que tras comprobar la fiebre que aún despierta todo lo relacionado con la protagonista de "Cleopatra", celebrará en enero y febrero una venta especial de sus obras de arte.

La estrella indiscutible de la colección fue "La Peregrina", la legendaria perla que el gran amor de su vida, Richard Burton, regaló a la diva de Hollywood en los años sesenta, vendida en 11,8 millones de dólares el pasado 14 de diciembre, lo que supuso un nuevo récord mundial de venta de una piedra preciosa durante una subasta.

Algunos de los objetos subastados, que fueron adquiridos por compradores de hasta 36 países diferentes, llegaron a venderse "por cinco, diez y hasta cincuenta veces" el valor que habían calculado los expertos de la casa Christie's, con lo que superaron todas las previsiones y se registraron nuevos récords mundiales.

En el caso de la colección de joyas, que se había valorado en unos treinta millones de dólares, se vendió finalmente en casi 116 millones en su conjunto durante una jornada en la que además de "La Peregrina" destacó un solitario con un diamante de 33 quilates, regalo de Burton, que fue adjudicado en 8,8 millones de dólares.

También sorprendieron una litografía de Andy Warhol en la que retrató a Taylor y que incluía una dedicatoria de su puño y letra del padre del "pop art", que fue vendida en más de 660.000 dólares, y un elegante vestido de noche firmado por Dior, adjudicado en 362.500 dólares, entre otras "joyas".

Toda la recaudación obtenida irá a parar a los herederos de la actriz, fallecida en marzo pasado a los 79 años, y una parte de los beneficios generados durante la exhibición de los objetos en varias sedes de Christie's repartidas por el mundo serán para la fundación de lucha contra el sida que lleva su nombre.

"Mi familia está muy orgullosa de saber que el legado de nuestra madre como actriz de éxito, incansable activista contra el sida y empresaria consumada haya tocado las vidas de tantas personas", añadió el hijo de la protagonista de "¿Quién teme a Virginia Woolf?", la cinta que le valió uno de sus dos premios Óscar.

Por su parte, el máximo responsable de la división internacional de Christie's, Steven Murphy, afirmó que la exhibición y venta de la colección de Taylor han sido el "punto álgido" de un "gran año" para la casa de subastas, un reconocimiento al gusto y al estilo de la actriz y también al poder de convocatoria de Christie's.