A todo volumen, con energía desbordante y verdadero sabor latino el Jazz Plaza, el mayor festival internacional del género en Cuba, abrió sus puertas con invitados de lujo: el estadounidense Arturo O'Farril y el cubano-americano Gonzalo Rubalcaba.

La 27ma edición del encuentro contará también con presentaciones del saxofonista y compositor Neil Leonard, el guitarrista Kash Killion y el baterista Will Calhoun, mientras que se sumarán los locales Ernán López-Nussa y Aldo López Gavilán.

"Este es un lugar de importancia musical sin palabras, no hay palabras con las que lo pueda explicar. Las raíces de lo que se llama Jazz están aquí y lo que yo hago es simplemente continuar un trabajo que empezó mi papá y la gente de Cuba, es un regalo que nos dio al mundo y a la música", dijo a The Associated Press, O'Farril.

El multifacético artista ganador del Grammy es hijo de "Chico" O'Farril, nacido en La Habana en 1921 y quien consolidó una carrera de décadas por todo el mundo dándole forma a lo que luego se llamó el Afro-Cuban Jazz.

"Es un honor, es un tremendo honor... estoy orgulloso", agregó O'Farril sobre su participación en el festival pocos minutos antes de subir al escenario del Teatro Mella, donde sentado al piano se ganó aplausos y vítores de los asistentes.

Músicos provenientes de México, Polonia, Japón, Inglaterra e India se sumarán al encuentro que concluye el 18 de diciembre y contará con coloquios, charlas magistrales, proyecciones de películas y conciertos.

Durante la gala inaugural Rubalcaba, pianista residente en Estados Unidos, dijo estar "muy contento" de visitar la isla, donde nació en 1963.

Además de los músicos de primera categoría, la edición presente se destaca por la asistencia de centenares de estadounidenses aficionados al jazz. Por primera vez en casi una década se les permitió viajar legalmente al festival como público aficionado al género musical, gracias a las gestiones de la revista Jazz Times y la agencia de turismo Insight Cuba, ambas estadounidenses, informó esta semana la operadora de giras local Paradiso, encargada de gestionar visitas culturales en la nación caribeña.

El Gobierno del presidente Barack Obama anunció a comienzos de año una flexibilización de las normas sobre viajes a Cuba desde Estados Unidos restringidos por la ley del embargo que se aplica a la isla desde 1962 y según el cual los norteamericanos tienen prohibido venir a la isla.