Diez años han bastado a Miami para lograr que la versión caribeña de Art Basel se codee e, incluso, robe protagonismo a la original, que se celebra cada año en Suiza, gracias sobre todo al profuso programa paralelo que invade ya la ciudad de espectáculos, saraos y farándula.

Art Basel Miami Beach celebra esta semana su décima edición y lo hace como la feria de arte más prestigiosa de EEUU, con 260 galerías y más de 2.000 artistas, según la organización, que se describe como "la principal feria de arte del continente".

Junto a su indudable atractivo como feria de arte, la hermana menor de Art Basel -celebrada desde hace 43 años en Basilea (Basel, en alemán) y que desde sus inicios se consagró como la mayor del mundo- cuenta con la ventaja de celebrarse en una de las ciudades más abiertas al ocio, las fiestas en la playa y el gusto por la exhibición.

Así, aunque el programa de la X Art Basel Miami Beach se ciñe a cuatro días, del 1 y 4 diciembre, la agenda alternativa que orbita alrededor de la muestra arranca ya, para ofrecer en todo el área urbana de Miami cientos de actividades, en muchos casos no muy claramente relacionadas con el arte.

Por ello, no es de extrañar que mucha gente que dice acudir a Art Basel ni siquiera pise el Centro de Convenciones de Miami Beach, su principal escenario.

Desde galerías de fuera de la ciudad hasta todo tipo de empresas con ambiciones convocan saraos durante esta semana en hoteles de Miami Beach, en alguna lujosa mansión del enjambre de islas naturales y artificiales de los alrededores o en cualquier lugar que pueda resultar chic.

Una de la que más se habla este año es de la que celebrará el martes la revista Interviú en un garaje diseñado por Herzog & de Meuron en honor del presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo.

Allí, y ante invitados como el multimillonario Peter Brant o el director de arte contemporáneo de Sotheby's, Tobias Meyer, se mostrará una composición de Marco Brambilla inspirada en la Fórmula Uno y se presentará en Norteamérica el nuevo Ferrari 458 Spider.

Para el común de los mortales también existe una inabarcable agenda de actividades paralelas -desde clases de yoga hasta degustaciones- en esta "fiesta del arte" que durante la semana embriagará a Miami y en la que no podía faltar la playa.

Una de las fiestas playeras más populares correrá a cargo del dúo belga Many DJS e, incluso, la firma Louis Vuitton ha organizado una "barbacoa para el arte" a la que asistirá la esposa de Rupert Murdoch, entre otras caras conocidas.

El abanico de famosos que se espera que se dejen ver por Miami va desde las actrices Susan Sarandon, Shenae Grimes y Tilda Swinton, hasta los raperos Diddy Combs y Pharrell Williams, pasando por el fotógrafo Raphael Mazzucco, el inversor Craig Robins, el director Mark Singer, el hotelero Andre Balazs, el productor Jimmy Iovine, la psiquiatra de famosos Samantha Boardman, y decenas de nombres más.

Un rápido vistazo a la agenda cultural miamense descubre que la excusa de Art Basel es buena para cualquier iniciativa que sirva para reunir gente, hacer contactos, hablar de arte y dejarse ver.

Incluso hay establecimientos que aprovechan la ocasión para estrenar "look", como el Shelborne South Beach, un hotel art decó que mostrará su espectacular renovación con fiestas casi todas las noches.

Y es que, aunque Art Basel Miami Beach sea el gran pilar, en esta urbe tan enfocada al ocio y al dinero nadie quiere dejar pasar esta "Semana del Arte", incluidos los restaurantes, que elaboran menús y cócteles especiales, y los clubes, que prolongan sus horarios y contratan a músicos reputados para competir por los invitados más chic.

Tampoco quieren perder tajada los artistas que no han sido seleccionados para participar en Art Basel, que luchan por exponer igualmente estos días en Miami.

Entre ellos destaca, por la expectación creada, Miru Kim, que presentará en vivo "El cerdo que por tanto soy", una iniciativa que ya mostró en Nueva York con fotografías pero que ahora le llevará a posar desnuda entre cerdos durante cuatro días.