Las autoridades libias dieron a conocer el sábado figuras antiguas romanas y fragmentos de cerámica que dijeron que las fuerzas revolucionarias recuperaron de manos de los soldados de Moamar Gadafi durante la batalla por la capital, Trípoli.

El director del departamento de antigüedades, Salé Algabe, mostró los 17 objetos a los periodistas. Elogió el hallazgo como una recuperación importante de los tesoros nacionales.

Las piezas incluyen una llamativa figura de mujer y varias cabezas humanas pequeñas en mármol, así como dos fragmentos ornamentales de arcilla. Algabe dijo que las figuras probablemente fueron utilizadas en un culto pagano y que se remontan a los siglos II y III, cuando una franja del norte de Africa pertenecía al Imperio Romano.

Agregó que las piezas fueron decomisadas tras ser descubiertas el 20 de agosto en un camión en la carretera al aeropuerto de Trípoli, mientras las fuerzas revolucionarias entraban a la capital. Al parecer, las fuerzas gadafistas querían sacarlas del país de contrabando y venderlas en una subasta para financiar su lucha, agregó.

Las piezas probablemente no representan un componente importante de la riqueza de artefactos de la época romana en manos de Libia, pero los funcionarios dijeron que su recuperación fue importante.

Jalid Alturjman, representante del Consejo Nacional de Transición del país, dijo que el decomiso logrado por los rebeldes es como "un gran ejemplo del sacrificio de los revolucionarios por este país".

Algabe destacó que aunque los artefactos datan de la época romana, muestran indicios claros de la influencia local.

"Esto confirma el papel de los libios en la civilización", dijo Algabe.

La conferencia se realizó en el principal museo arqueológico de Trípoli, que cuenta con una colección de antiguas estatuas y mosaicos romanos. El museo se encuentra dentro del Castillo Rojo, una fortaleza de los cruzados frente al Mar Mediterráneo.

Un empleado del museo dijo que los objetos recuperados había sido parte de la colección pública, pero que los miembros del régimen de Gadafi se las llevaron diciendo que serían exhibidas en museos europeos, pero nunca las devolvieron.

Libia cuenta con muchas construcciones romanas antiguas, entre ellas las famosas ruinas de Leptis Magna, junto al mar, al este de Trípoli.

Casi todos los sitios arqueológicos y museos de Libia se salvaron de ser dañados durante la reciente guerra civil. La OTAN se comprometió a que su campaña de bombardeos los evitara y Agabe dijo que los revolucionarios también hicieron esfuerzos para protegerlos.

"El pueblo libio decidió proteger su patrimonio", dijo.