Obras de artistas plásticos cubanos como Mario Carreño, Wilfredo Lam y René Portocarrero figuran en la próxima oferta de "Subasta Habana", la principal puja de arte que se celebra en Cuba y que en noviembre llega a su décima edición con la mayor cantidad de lotes y valor de su historia.

Los organizadores de la subasta, que se celebrará en dos sesiones el 2 y el 3 de noviembre, dieron a conocer hoy en conferencia de prensa los detalles y catálogo de la puja integrada por 110 lotes cuyo valor de partida asciende en conjunto a 1,2 millones de dólares (unos 914.000 euros).

De esos lotes, 50 se corresponden con piezas de arte decorativo que abarcan cristales, bronces, cerámica o mobiliario y cuyo valor de reserva suma 156.775 dólares (unos 116.000 euros).

Las 60 piezas restantes son obras de arte plástico cubano correspondientes a 44 autores y que se agrupan en tres lotes de academia, 38 de arte moderno y 19 de arte contemporáneo.

Este año la tela más cotizada es "Guitarrista" (1945), con un valor de reserva que se ha fijado en 180.000 euros y cuyo autor es Mario Carreño, considerado uno de los más importantes integrantes de la segunda generación de pintores cubanos modernos.

Le sigue "Meditación en la cascada del río azul" (1996) de Tomás Sánchez, cuyo estimado mínimo se encuentra entre los 140.000 y 160.000 euros.

A ellos se suman tres obras de René Portocarrero (1912-1985), en concreto uno de sus "brujos" fechado en 1945 y con un valor de reserva entre 25.000 y 30.000 euros; "Mujer" (1959), estimada entre 15.000 y 16.000 euros, y "Mujer ornamentada" (1968) valorada de partida en unos 12.00 euros.

De Wilfredo Lam (1902-1082) se subastará un lote de tres litografías de colores con un valor de reserva de 6.000 euros.

También figuran en el catálogo de la subasta títulos de reconocidos artistas plásticos cubanos como Servando Cabrera Moreno, Amelia Peláez y Raúl Martínez.

El director de "Galería Habana" y organizador del evento, Luis Miret, destacó que algunos expertos han calificado la próxima puja como "la subasta de las joyas", por la representatividad y valor de las obras de arte cubano que se presentan, todas procedentes de colecciones o fondos particulares.

La oferta ha suscitado el interés de museos de Europa y Estados Unidos por algunos de los lotes, así como de prestigiosas colecciones privadas si bien no reveló cuáles.

El año pasado, "Subasta Habana" vendió un 57 por ciento de los lotes ofertados por un valor conjunto de 600.000 euros, unos resultados que se esperan sobrepasar "en un nivel significativo" este año, dijo Miret.