Los integrantes de la compañía mexicana 'Lagartijas tiradas al sol', que este fin de semana ponen en escena en Girona 'El rumor del incendio', han hecho un guiño durante la presentación de la obra al movimiento del 15M y al fin de ETA, del que tuvieron conocimiento ayer a su llegada a España.

Luisa Pardo y Gabino Rodríguez, dos de los actores, han entroncado ambas cosas con la propuesta de su montaje, que alude a la lucha armada que vivió México en las décadas de los 60 y 70 y reflexiona sobre el papel de la juventud actual para caminar hacia un cambio que otras generaciones no consiguieron.

Luisa Pardo ha definido a 'Lagartijas tiradas al sol' como "una compañía que sale en respuesta a la Academia Mexicana" y que decidió trabajar "con textos y procesos propios".

"Lo nuestro tiene que ver con preguntas íntimas y, después, con el contexto en que vivimos", ha señalado la actriz, para quien 'El rumor del incendio' responde a una investigación de dos años "sobre la rebeldía y la disidencia", aunque acotada "a los acontecimientos de los 60 y 70 en México".

El eje de la trama lo encarna el personaje de Margarita Urías Hermosillo, guerrillera, historiadora y profesora que vivió aquel momento de guerrillas, y que, a los integrantes de la compañía, les llevó a plantearse cuál es su respuesta ante un sistema que los jóvenes actuales dicen no entender.

"En México sigue habiendo los mismos problemas de desigualdad e injusticia que había en esos años, pero la respuesta de la juventud no es muy esperanzadora", ha indicado la actriz.

La lectura del pasado que plantea 'El rumor del incendio' supone para la actriz la voluntad de reinventar aquellos acontecimientos "para inventar el futuro".

"El espectáculo es una combinación entre la historia de Margarita y la de los cientos de movimientos que hubo en México", ha subrayado Luisa Pardo, para quien la parte lúdica del montaje proviene de su puesta en escena, donde se representan escenas de asaltos y guerrilleros con muñecos y maquetas.

Se ha mostrado además convencida de que la propuesta de 'El rumor del incendio' es extrapolable a otros países, "porque hay un relato compartido de un movimiento de la juventud en los 60 que fue global, con una gente que buscaba un mundo mejor".

"El final plantea cuestiones sobre el estado de vida actual y cómo salir de cierto letargo en el que está la generación de estos momentos", ha manifestado la actriz, que ha puntualizado en todo caso que la obra no emite un juicio.

En su opinión, el montaje plantea "qué se puede hacer para cambiar este estado de cosas y esto se está dando mucho hoy día en Estados Unidos, Grecia o España, donde hay un movimiento de la gente que dice que este sistema no está funcionando".

Gabino Rodríguez ha ratificado las palabras de su compañera sobre el escenario y se ha congratulado del final de ETA, "noticia muy esperanzadora", ha dicho.

Rodríguez ha precisado que 'El rumor del incendio' trata el tema de la lucha armada, "pero no tiene que ver con la idea de terrorismo, sino con una tradición latinoamericana, así que la obra no es una llamada a las armas".

"Nosotros condenamos la lucha armada, pero igualmente el sistema que, por lo menos en México, trae mucha injusticia, pobreza y desigualdad sin que se vea que esto vaya a cambiar", ha añadido el actor.

Gabino Rodríguez se ha mostrado satisfecho de la desaparición de la censura en su país, "al menos en el ámbito del arte", y ha explicado que 'Lagartijas tiradas al sol' pretende aprovecharse de esa circunstancia.

El director del festival Temporada Alta, Salvador Sunyer, ha señalado de la compañía mexicana que es el último descubrimiento en Europa de una propuesta procedente de América que, con 'El rumor del incendio', emparenta "con las de la transición en España, aunque la estética no tiene nada que ver, es algo muy de hoy".