El artista español Diego El Cigala está de gira en EE.UU. para presentar su "Cigala & Tango" al público de este país, al que espera hacer "flipar" con sus tangos en clave flamenca, mientras él y su equipo se lo pasan también "de miedo".

"Es la primera vez que hago una gira larga por EE.UU. Espero que el público nos acoja en sus brazos y nos arrope con su calor", dijo a Efe el artista español, confiado en que los estadounidenses que acudan a verle "van a flipar; van a decir: Yo quiero volver a ver a este hombre otra vez. Espero no equivocarme".

Esta gira, en la que no faltarán temas de su "Lágrimas negras", grabado en 2003 junto a Bebo Valdés, comenzó el jueves en Los Ángeles y seguirá en San Francisco, Miami, Nueva York, Michigan y Chicago.

"Cuando uno se topa con músicos de la talla de Marcón o Juanjo Domínguez, es un nivelazo increíble que me emociona muchísimo. Doy las gracias a Dios por haber podido contar con esos genios", apuntó.

En su aventura estadounidense, este madrileño de 42 años se acompaña de Jaime Calabuch "Jumitus" al piano, Bernardo Parrilla al violín, contrabajo y percusiones, y la guitarra de Diego Morao, una combinación que el propio artista considera "una bomba".

"Cigala & Tango" es una compilación de tangos interpretados en clave flamenca durante un concierto en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires, con la colaboración de artistas argentinos como Andrés Calamaro, Néstor Marconi y Juanjo Domínguez.

"Es un buen disco. Para ser un directo está muy logrado", defendió sobre un álbum que ha tenido "una acogida increíble" en Argentina, México y Colombia y ha sido nominado a un Grammy Latino.

Para prepararlo, se empapó de escuchar tangos: "Me pegó el palo y me empezó a gustar" escuchar tangos, pero con el tiempo "acabé de psiquiatra" de tanto oirlos para seleccionar los temas que interpretaría, "sin tampoco desvirtuar el tango de lo que es, porque nunca haría nada que pudiese estorbar a esta música".

"Las canciones del disco las elegí porque fueron las que más me gustaron", afirmó Diego Ramón Jiménez Salazar, su verdadero nombre, aunque si tuviera que quedarse con alguna sería "Garganta con arena" o "Tomo y obligo".

"'Tomo y obligo' es la bomba. Siempre que la canto, la canto diferente. Me gusta darle sentimiento salvaje, dejando que fluya como yo lo siento. Me encanta. Nunca me sale igual", aseguró el sobrino del mítico Rafael Farina.

A su juicio, "las historias del tango y el flamenco son muy parecidas, siempre con amor, desamor y tragedia, y ambos se han criado de barrio", algo que "no debe perderse jamás".

"Yo nunca haría nada que pudiera entorpecer el mundo del flamenco", enfatizó El Cigala, quien acaba de grabar la ranchera de "Vámonos" con Oscar D'Leon y trabaja en "Cigala canta México", con "temazos increíbles" de José Alfredo y que le gustaría grabar también en directo, "que tiene más emoción".

Además, "estoy preparando algo sobre el Romancero Gitano. Me gustaría cantarlo muy flamenco, muy bonito. Sólo me falta ultimar quién quiero que lo toque", adelantó el artista.

"Se le ha hecho poco homenaje a Lorca en el mundo del flamenco. Creo que es merecedor, por ley", argumentó un artista que también se reunió recientemente con Rubén Blades en Madrid, con el que asegura estar "ultimando hacer algo con él. Podría ser una segunda parte de Pedro Navaja".

"A mi cantar es lo que más me gusta. No me puede cansar", explicó el responsable de la voz en la versión en español de Buzz Lightyear en Toy Story 3.