El Museo Nacional de China, situado en la Plaza de Tiananmen y principal del país asiático, ha recibido fuertes críticas por organizar una boda en sus instalaciones que costó 250.000 yuanes (unos 40.000 dólares o 25.000 euros), informó hoy la prensa oficial china.

Las críticas, especialmente en redes sociales, se dirigen al dinero invertido en la fiesta, al señalar que lugares como el Museo Nacional (que en 2011 ha reabierto sus puertas tras varios años de remodelación) no deberían usarse con fines comerciales, señala el diario "Global Times".

Personal del museo, que confirmó la celebración de la boda este fin de semana, alegó que quienes se casaron eran trabajadores de la instalación, "que aman el museo y querían hacer su boda especial celebrándola en un lugar sinónimo de cultura".

Añadieron que esta boda es "una excepción" y que no se admiten solicitudes para usar el museo como salón de bodas para aquellos que no trabajen en él.

El hecho de que el museo se encuentre en Tiananmen, un lugar casi sagrado para el régimen comunista, ha molestado a muchos, aunque lo cierto es que otro edificio situado también en la plaza, el Gran Palacio del Pueblo (sede del Legislativo) también organiza bodas, o al menos eso anuncian algunas empresas.

Los precios para casarse en ese lugar, utilizado por los líderes comunistas para recibir a jefes de Estado o Gobierno, rondan los 200.000 yuanes (31.000 dólares o 22.000 euros), cuando hace apenas seis años el precio era de 1.000 yuanes (150 dólares o 110 euros).