El estudio Fox anunció hoy en un comunicado la renovación de "The Simpsons", la comedia más longeva en la historia de la televisión estadounidense, por dos temporadas más.

El "show", que hasta ahora se ha hecho con 27 premios Emmy desde su estreno el 17 de diciembre de 1989, se asegura así alcanzar su vigésimo quinta temporada y un total de 559 episodios, justo cuando la falta de acuerdo entre el estudio y los actores en torno a las cifras de un nuevo contrato amenazaba con la cancelación del programa tras más de 20 años en antena.

Aunque en el comunicado oficial no se menciona el acuerdo, la revista especializada The Hollywood Reporter adelantó hoy que el elenco de intérpretes finalmente aceptaría una importante rebaja en su sueldo -tal y como deseaban los ejecutivos-, aunque no tan extrema como pretendía la compañía.

La apuesta más fuerte se jugó esta semana, cuando el estudio daba a conocer la situación en un comunicado.

"Tras 23 temporadas, 'The Simpsons' sigue siendo tan creativa como siempre y sigue siendo amada por millones de personas en todo el mundo. Creemos que esta brillante serie puede y debería continuar, pero no podemos producir temporadas futuras bajo el modelo financiero actual", explicaba la compañía.

Fox había decidido recortar gastos drásticamente y ofreció al reparto una revisión de sus contratos, por los que cobrarían un 45 por ciento menos de sus cantidades actuales, desveló el portal especializado The Daily Beast.

Esa web aseguró que los actores principales cobraban hasta ahora unos 400.000 dólares por episodio, en torno a los 9 millones de dólares por un mínimo de 20 capítulos.

Los actores involucrados en la disyuntiva eran Dan Castellaneta (Homer), Julie Kavner (Marge), Nancy Cartwright (Bart), Yeardley Smith (Lisa), Hank Azaria (Moe) y Harry Shearer (Mr. Burns).

Durante la semana se había filtrado que aceptarían un recorte menor, de hasta un 30 por ciento, si a cambio recibían una pequeña parte de los ingresos multimillonarios que reporta la serie a Fox.

Finalmente, y según The Hollywood Reporter, habrían renunciado a esa cantidad.

Esa petición era fundamental para Shearer, quien en un comunicado emitido el viernes aseguraba que aceptaría un recorte superior al 70 por ciento de su salario siempre y cuando recibiera parte de esos beneficios, al igual que lo hacen los productores de la serie.

Shearer, a través de sus representantes, preguntó al estudio qué cifra estaría dispuesto a pagar con tal de que aceptaran el reparto de un porcentaje de los ingresos. Sin embargo Fox, según dijo el actor, se negaba a repartir esos ingresos entre el reparto.

El intérprete sostuvo en la misiva que los actores aspiraban a "un porcentaje diminuto de la cantidad de los millones de dólares que genera la serie en beneficios".

Un estudio auspiciado por el elenco involucrado en las negociaciones estima que la serie ha generado ingresos por valor de 3.950 millones de dólares desde su creación, incluyendo ingresos por publicidad, multidifusiones, emisiones internacionales, mercadotecnia y ventas en DVD, entre otros campos, según el portal The Wrap.

El coste de las 23 temporadas asciende a 3.007 millones de dólares, por lo que los beneficios globales se sitúan en unos 943 millones.

La serie se convirtió en todo un fenómeno cultural desde la década de los noventa e incluso ha dado pie a una película, "The Simpsons Movie", que sumó en 2007 más de 500 millones de dólares en todo el mundo.