Temeroso de que el espíritu rockero le devorase, el uruguayo Jorge Drexler brilló hoy en el Rock in Rio con una conversión de la música en poesía que le permitió tejer una conexión perfecta con un público que acabó coreando sus canciones.

"En los festivales no se puede tocar canciones tranquilas, pero aquí la gente ha disfrutado. Estoy encantado", dijo hoy el cantante en una entrevista con Efe al acabar su actuación en el Rock in Rio, donde compartió escenario con la brasileña Tie en un encuentro que irradió alegría y entusiasmo.

La chispa saltó con la interpretación a dúo de "Al otro lado del río", que en 2005 le valió el Óscar en la categoría de mejor canción inédita para una película por el filme "Diarios de motocicleta".

Con un sonido que osciló entre la nostalgia y el dinamismo, Drexler se pertrechó con su guitarra para refrescar el ambiente y poner al público en movimiento sin importarle el fuerte calor que se registró hoy en la Ciudad del Rock.

"Desde siempre he oído hablar del Rock in Rio. Me encanta la ciudad y tocar aquí. Ha sido impresionante ver al público corear las canciones", apuntó el artista, que continuará su gira en Montevideo, su ciudad natal, en las fiestas del Bicentenario de la Independencia de Uruguay.

Pese a que los méritos que acumula son más que suficientes para que se le hubiese reservado un hueco en el escenario Mundo, el principal del festival, Drexler dio una lección de cómo un artista es capaz de reinventarse y amoldar sus sonidos en una cita que a priori no le era propicia por la idiosincrasia del Rock in Rio.

El artista uruguayo considera que Brasil se encuentra en un momento musical de "gran intensidad" y recordó que durante su carrera ha colaborado con casi todos los compañeros brasileños de su generación, como Arnaldo Antunes, que hoy cerró en compañía de Erasmo Carlos la programación del escenario Sunset, en el penúltimo día del festival.

El ímpetu y las ganas de Drexler de agradar al público en su estreno en el Rock in Rio le llevaron a cantar con un cierto toque hispano y al lado de Tie "Voce nao vale nada, mas eu gosto de voce", del grupo brasileño Calcinha Preta.

"En los conciertos en Brasil intento cantar en portugués, pero la gente me pide que lo haga en español. En Porto Alegre (sur del país), tengo un público impresionante", declaró el artista, que se mostró entusiasmado por el recibimiento que le brindó hoy el Rock in Rio.