Roberto Hernández, coproductor y codirector del documental "Presunto culpable", espera que el Premio Emmy que ganó el filme impulse su campaña para lograr un sistema judicial mexicano más justo.

"Espero que haya un cambio de mentalidad", dijo Hernández el martes a The Associated Press. "Es importante que la gente sepa que esto puede ocurrir. Se puede condenar a alguien inocente. Es importante tener todas las protecciones en un sistema de justicia para que nadie sea acusado injustamente".

"Presunto culpable" obtuvo el lunes el Premio Emmy al mejor trabajo de investigación periodística del año, otorgado por la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Televisión de Estados Unidos.

La película narra el proceso judicial que enfrentó el vendedor ambulante Antonio Zúñiga, quien fue acusado del asesinato de un joven al que nunca había visto y sentenciado dos veces a 20 años de prisión, a pesar de que existían pruebas de su inocencia. Tras la intervención de Hernández — quien también es abogado — la abogada Layda Negrete, el defensor Rafael Heredia, y el resto del equipo de producción del documental, un tribunal de apelaciones exoneró y liberó a Zúniga en abril del 2008.

Hernández dijo que ni él ni su equipo se imaginaron jamás que ganarían un Premio Emmy. El documental fue nominado además a otros dos premios, en las categorías de mejor documental y de investigación excepcional, en la 32da entrega de los Premios Emmy al Periodismo y los Documentales.

"Ni siquiera imaginé que estaba haciendo una película", explicó emocionado el mexicano de 37 años, nacido en Monterrey y criado en la ciudad de México.

"Empezamos haciendo esto pensando que lo enviaríamos a un reportero. Pero a lo largo del camino muchas personas se dieron cuenta del valor del material", agregó.

De momento "Presunto culpable" ha logrado que el gobierno del presidente Felipe Calderón presente un proyecto de ley para que todos los juicios penales federales sean grabados en video. Eso sólo afectaría a un 5% de los casos, pero la propuesta ya es una victoria, dijo Hernández.

El documental se empezó a filmar en el 2006, cuando amigos de Zuñiga pidieron al productor que visitara al encarcelado.

"Hablé con Zuñiga. Me di cuenta de que no había pruebas contra él. Podía haber un juicio nuevo", explicó Hernández.

Parte del éxito del documental fue lograr acceso para filmar el proceso judicial, dijo el cineasta. Los juicios en México son públicos, pero fue sorprendente que el juez que llevaba el caso de Zúñiga permitiera que se rodara el proceso.

"Eso nos puso en posición de filmar un drama tremendo", dijo el productor. "Este es un tema que toca los corazones de todo ser humano".

"Presunto culpable" casi no tiene entrevistas e incluye la perspectiva de los familiares de la víctima del asesinato. Hernández dijo que pidió varias veces entrevistar al juez del caso pero que éste se negó.

Hernández se mostró el martes muy agradecido con el programa "Point of View" de la cadena de TV estadounidense PBS, que emitió la proyección el 27 de julio del 2010.

En febrero, "Presunto culpable" se estrenó en los cines mexicanos pero la jueza Blanca Lobo ordenó que se suspendiera su exhibición.

"Fue un acto de censura tremendo", dijo Hernández. "La película estuvo amenazada todo el tiempo que estuvo en los cines".

Al final, dos juezas rechazaron el fallo de Lobo y el Consejo de la Judicatura Federal, el órgano que supervisa a jueces y tribunales, informó que su exhibición en cines y otros medios de comunicación mexicanos era legal.

Ahora Hernández viajará a Washington para mostrar el documental a representantes del Banco Mundial.

"Presentamos un sistema de justicia corrupto y les llamó la atención ver esta película", explicó Hernández. "Siento que Zúñiga salió libre después de que contáramos lo que le ocurrió. No es suficiente, sin embargo, sacar sólo a una persona".

___

Claudia Torrens está en Twitter, http://twitter.com/ClaudiaTorrens