Charlie Sheen y Warner Bros. resolvieron finalmente su disputa en torno al despido del actor del programa de televisión que protagonizaba "Two and a Half Men", confirmó hoy el estudio de Hollywood en un comunicado que no revela los detalles del acuerdo.

Sheen fue despedido el pasado marzo después de una serie de comportamientos erráticos asociados con un exceso de drogas y alcohol que llevaron a la cancelación de las grabaciones de los últimos capítulos de la octava temporada de su telecomedia.

El intérprete demandó entonces a sus exjefes por despido improcedente y les reclamó 100 millones de dólares en concepto de indemnización.

La semana pasada los medios estadounidenses anticiparon que el acuerdo para zanjar el caso estaba próximo y estimaron que Sheen podría recibir 25 millones de dólares como compensación.

"Warner Bros. Television, Chuck Lorre (creador de la serie) y Charlie Sheen han resuelto su disputa a satisfacción de todas las partes. El juicio pendiente y el arbitrio legal serán desestimados por las partes que han acordado mantener la confidencialidad de los términos de acuerdo", citó el estudio en su comunicado.

Hasta el momento de su despido, Sheen era el actor mejor pagado de la pequeña pantalla, con unos ingresos de 1,8 millones de dólares por capítulo, si bien sus reiteradas salidas de tono fuera de los platós acabaron con la paciencia de los responsables de la serie.

La gota que colmó el vaso fueron unos graves insultos vertidos por Sheen contra Chuck Lorre después de que el actor se frustrara por no poder retomar el trabajo al haberse cancelado las grabaciones.

La novena temporada de "Two and a Half Men" comenzó hace una semana en la cadena CBS con un récord de audiencia.

Más de 27,7 millones de espectadores contemplaron el funeral de Charlie Harper (Sheen), que falleció atropellado por un tren de metro supuestamente empujado por su novia, furiosa tras conocer que le había sido infiel.

Sheen fue reemplazado por Ashton Kutcher, que encarna a un joven millonario.