Un juez aplazó el viernes hasta noviembre el juicio de Agustín Bejarano, el pintor cubano acusado de abuso sexual de un niño de 5 años.

En una breve audiencia realizada en los tribunales de Miami, Melvin Black, abogado de Bejarano, le solicitó al juez Dennis Murphy más tiempo para preparar el caso alegando que no había recibido aún todos los documentos que necesitaba.

"No hemos recibido todos los materiales y los necesitamos para preparar el caso", manifestó Black a la AP al salir de la audiencia.

El juez Murphy determinó que el 4 de noviembre deberá realizarse una nueva audiencia, y aplazó el juicio que inicialmente iba a comenzar el 19 de septiembre para el 14 de noviembre.

El pintor de 46 años, que había viajado a Miami para presentar su obra en la feria de arte latinoamericano "arteaméricas", permanece detenido desde finales de marzo.

Las leyes de la Florida le impiden beneficiarse con la libertad condicional bajo fianza por tratarse de una acusación de presunto abuso sexual, explicó a la AP Terry Chávez, portavoz de la fiscalía de Miami.

Las autoridades lo acusan de haber abusado sexualmente del niño durante una reunión familiar a la que había sido invitado junto a su esposa, que es pariente de la madre del menor.

Un informe de la vecina ciudad de Hialeah señala que Bejarano estaba de visita en la casa de unos amigos el domingo 20 de marzo y en un momento ingresó con el niño a su cuarto.

Allí, le mostró su pene erecto al menor, se lo hizo tocar varias veces y lo besó en la boca, de acuerdo con el informe y las acusaciones de los fiscales del condado de Miami-Dade.

Algunos amigos y familiares de Bejarano, en cambio, aseguran que el menor ingresó al baño cuando Bejarano estaba orinando y que éste quitó su mano cuando el niño quiso tocarlo.

De ser hallado culpable, Bejarano enfrentaría una pena máxima de cadena perpetua.

Bejarano estuvo sentado con su rostro serio durante la audiencia del viernes. Llevaba esposas en sus muñecas, y uniforme anaranjado de preso.

En la audiencia también estuvo la madre del niño, que las autoridades no permiten identificar ya que la víctima es menor de 18 años.

Chávez, la portavoz de la fiscalía, dijo a la AP en entrevista telefónica que es común que los abogados pidan más tiempo a la espera de documentación que aún no le ha suministrado la fiscalía.

"Es normal y corriente que se pidan documentos que no tenemos y por eso no se han podido entregar", manifestó sin referirse concretamente al caso del pintor cubano.

Según un reporte policial, el artista confesó el delito cuando fue detenido, y un video de esas declaraciones fue presentado como prueba.

Bejarano, sin embargo, se declaró inocente en un documento judicial que presentó su abogado.

Hasta el momento de su detención el pintor oriundo de Camagüey vivía en Cuba con sus dos hijos y su esposa. Sus obras se exponen de manera permanente en una galería de México.

___

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon