El cantautor cubano Silvio Rodríguez tildó hoy de "burda, desamorada" y "sin el más mínimo compromiso afectivo" la forma empleada por su colega y compatriota Pablo Milanés al manifestarse recientemente sobre la realidad cubana, aunque reconoció que coincide "con muchos de sus juicios críticos".

"Coincido con Pablo en muchos de sus juicios críticos sobre la realidad cubana. Me parece que algunos de esos puntos los he tocado en conferencias de prensa en Cuba", dijo Rodríguez en su blog "Segunda Cita" a un estudiante puertorriqueño en Nueva York, quien le preguntó su opinión respecto a las declaraciones de Milanés.

A juicio de Rodríguez "lo que escandaliza a algunos no es el contenido" de las críticas de Milanés "sino la forma, que además de burda parece desamorada, sin el más mínimo compromiso afectivo".

"Otra cosa que duele es que haya manifestado esas críticas en Miami, a unos días de un concierto que, por más propaganda que hacían, no se llenaba", dijo el músico, considerado junto con Milanés uno de los principales pilares del denominado "Movimiento de la Nueva Trova Cubana", surgido en la década de 1960.

Rodríguez señaló que la parece el "colmo" que tales críticas fueran hechas por Milanés "a medios que tildan de héroes a terroristas que han derribado aviones civiles, medios cuyos dueños han pagado actos de violencia contra Cuba", añadió en el comentario reproducido por la web oficial Cubadebate.

Milanés dijo sentir vergüenza e indignación ante los maltratos contra el grupo de mujeres y calificó de "vil" y "cobarde" que "una horda de supuestos revolucionarios" las ataque, en una carta publicada en el portal Café Fuerte, de Miami, donde estuvo a finales de agosto para ofrecer por primera vez un concierto, como parte de una gira artística por EE.UU.

Es "importante que los que vivimos en esta sociedad imperfecta -y eso quiere decir con cosas malas pero también con cosas buenas- sigamos criticando, sigamos mejorándonos", señaló, por su parte, Rodríguez.

"Que este ejemplo triste no les sirva de pretexto a los extremistas para cerrarse a cal y canto. Ese es un daño interno que nos hacen actitudes como esta", apuntó porque considera que "en las Revoluciones, si son verdaderas (como creo que es la cubana), nadie es imprescindible, al menos para siempre".

"Cada baja nos enseña a llenar la ausencia con lo que tengamos, a aspirar a ser tan buenos como lo que nos falta", subrayó el creador de "Ojalá" y "Rabo de nube".

Recordó que Pablo Milanés y él hace algo más de 20 años que no se ven y tampoco han hablado por teléfono, y por tanto considera: "El Pablo que conozco tiene casi un cuarto de siglo de retraso".

Asimismo, dijo que no se siente "capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo" como el autor de "Yolanda", y afirmó que "nunca -jamás- ha permitido que en su presencia "nadie hable mal de Pablo", aunque éste lo incluya "entre los 'despreciables' que siguen defendiendo la Revolución".

Rodríguez también se declaró "seguro" de que "Pablo está convencido de estar a la altura de lo que cree de sí mismo".