El actor estadounidense James Franco ha querido recuperar la figura, denostada en su tiempo, del actor Sal Mineo con un película con aire documental proyectada hoy en la sección "Horizontes" del Festival de cine de Venecia.

Mineo (1939-1976) pasó de ser una de las cinco mayores estrellas de Hollywood a estar apartado por su homosexualidad y murió asesinado con sólo 37 años. "Quería contar la historia por Sal pero también por cualquier artista que se haya encontrado en la misma posición", explicó Franco en una rueda de prensa.

Un trabajo titulado "Sal" que cuenta lo que pasó en los últimos días de la vida de Mineo con la mayor exactitud posible pero al mismo tiempo sin ser literal.

Era febrero de 1976 y Sal Mineo empezaba a recuperarse, tenía proyectos como actor e iba a dirigir su primer filme, además de estar a pocos días del estreno de una obra de teatro.

Es "una aportación emocional al personaje que yo hago", explicó Franco, que agregó que ha hecho muchas películas de biografías y no está interesado en la literalidad.

Fue precisamente en unos de esos "biopics" que el actor protagonizó sobre James Dean en 2001 cuando comenzó a interesarse por la figura de Sal Mineo.

"Rebelde sin causa" (1955), "Gigante" (1956) o "Éxodo" (1960) fueron algunos de los títulos en los que Mineo participó antes de caer en el ostracismo, con apenas veinte años.

"Siempre ha habido muchos rumores sobre su vida, muchas informaciones contradictorias y esa es una de las razones por las que hemos hecho la película como la hemos hecho", explicó Franco.

Su intención ha sido mostrar la tragedia que rodeó la vida de Sal Mineo, así como su enorme talento, su pasión por el arte y cómo le impidieron desarrollar su carrera cuando acaba de comenzar.

"He hecho una película sobre alguien de quien nadie se acuerda", agregó Franco, que entre sus trabajos como director está "Good time Max" o el documental "The broken tower" sobre el poeta Hart Crane.