El cantautor cubano Pablo Milanés actuará en dos semanas por primera vez en Miami como "un hombre que va a cantar sus canciones", frente a la oposición de parte de la comunidad cubana en la ciudad, capital del exilio anticastrista, que reclama la cancelación del concierto.

"El público miamense debe saber que voy a buscar paz y amor, y a tender la mano a quien me tienda una mano. No voy a criticar a nadie ni quiero que me critiquen. Simplemente quiero que escuchen a un hombre que va a cantar sus canciones", aseguró el artista cubano en una entrevista publicada hoy por El Nuevo Herald.

Según dijo el cantautor a ese diario en una conversación telefónica desde España sobre los temas que tocará en el concierto del sábado 27, sus canciones son "puro sentimiento, pura espiritualidad y que reflejan cosas cotidianas" que hablan y sienten los cubanos.

Desde 1979 Milanés ha actuado en varias ciudades de Estados Unidos, pero jamás en Miami, cuna del exilio cubano, porque "nunca se le había ocurrido a un promotor" invitarlo a Florida, sostuvo.

"Cuando me invitaron dije: 'Si voy a la Florida, trabajo en Miami, que es donde está el mayor número de cubanos'", explicó el músico, que tiene por costumbre "ir seleccionando las canciones según la respuesta del público", por lo que espera poder tocar "Para vivir", "Yolanda", "El breve espacio en que no estás", "El tiempo", "El implacable" y "Amame como soy", entre otras.

En su entrevista, Milanés criticó el sistema de "castas" que mantiene el Gobierno de Cuba, su discriminación contra los negros y la autocensura de la prensa cubana. Aun así, dijo ser fiel al sistema socialista y seguir dispuesto a permanecer en la isla.

Los cubanos que viven en Miami "tienen tanto derecho o más a visitar su país que el que tenemos nosotros a visitar Estados Unidos", afirmó.

"Creo también que todos los cubanos en Cuba deben tener derecho a salir de su país sin necesidad de una tarjeta o de pasar por determinado filtro burocrático", añadió el fundador, junto a Silvio Rodríguez, del Movimiento de la Nueva Trova, que a mediados de los años 60 cambió el panorama de la música popular cubana al vincular los ritmos tradicionales con la canción protesta.

En la última década el cantautor de 68 años ha sido uno de los intelectuales de la isla más críticos con el Gobierno castrista.

Sin embargo, varias organizaciones del exilio cubano han pedido a las autoridades de Miami la cancelación del concierto, ya que Milanés está considerado por algunos como una figura de la revolución cubana, un "emisario" del Gobierno de Cuba "disfrazado de músico".

"Queremos que el concierto sea cancelado porque consideramos que a la capital del exilio cubano no deben venir agentes castristas", dijo a Efe esta semana el presidente del Presidio Político Histórico Cubano, Rodolfo Rodríguez San Román.