Los estragos que hicieron las tropas de Hernán Cortés en 1521 en la antigua Tenochtitlán, donde se asienta Ciudad de México, son el objeto de una nueva exposición abierta hoy en el Museo de Antropología de la capital mexicana.

"La muestra da cuenta de la visión indígena de la Conquista para ofrecer otra percepción de los mitos que prevalecen en torno a ese momento histórico del país", informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en un comunicado.

"La Conquista a sangre y fuego", título de la muestra, contiene imágenes de códices y piezas históricas como el estandarte de Cortés o algunas armas usadas por los mexicas, que permiten al visitante hacer un recorrido cronológico por aquella etapa de la historia.

El mismo comienza con la llegada de los barcos españoles a las costas de Veracruz, en el Golfo de México, donde habitaban señores totonacas, y desde donde subieron hacia la región del Altiplano y tuvieron que enfrentar a los pueblos tlaxcaltecas y cholultecas, más avanzados que los primeros desde el punto de vista militar.

Posteriormente las tropas de Cortés llegarían hasta la antigua Tenochtitlan, una urbe espléndida, asentada en una zona lacustre, cuya caída marcaría "la incorporación de Mesoamérica a la Corona española", señala la nota del INAH.

Destacan entre las 51 láminas y 25 objetos mostrados en el vestíbulo del museo las láminas con reproducciones digitales de códices como el "Florentino", el "Atlas de Durán", "Azcatitlan", la "Historia Tolteca Chichimeca" y el "Tellerino-Remensis".

También aparecen imágenes del Código Huexotzinco, de 1531, que no alude a hechos bélicos sino a los nuevos problemas sociales y tributarios que los indígenas enfrentaron por las imposiciones de figuras españolas como Nuño de Guzmán.

Fuentes del Museo de Antropología han señalado que la exposición permite conocer cómo la llegada de los españoles a México fue entendida como un cambio ya advertido dentro de la visión cosmológica de las civilizaciones mesoamericanas de la época.

Para los organizadores es un mito la supuesta superioridad de los españoles que acompañaban a Hernán Cortés y que solo unos cuantos hombres conquistaron Tenochtitlán.

Según la directora del recinto, Diana Magaloni, la victoria de Cortés se debió a la decisión estratégica de sitiar la ciudad después de que en mayo de 1520 se registró la Matanza de Tóxcatl o del Templo Mayor.

Los mexicas fueron sorprendidos desarmados por los españoles y tras su derrota llegaron los tlatelolcas a Tenochtitlan para defender la urbe y vencer a más de trescientos soldados que habían llegado con Cortés en la llamada "La noche triste".

"A partir de ahí surge entre los españoles la estrategia de sitiar la ciudad y al cabo de un año, en la misma fecha, entran de nuevo. Si no sabemos esto, ni tenemos presente la Batalla de Tóxcatl y lo valiente que fueron los guerreros, no podremos tener una cabal comprensión del suceso", subrayó Magaloni en la nota.

La exposición inaugurada hoy, precisamente el día en que se cumplen 490 años de la Conquista española de la antigua Tenochtitlán, permanecerá abierta al público hasta el próximo 17 de septiembre, y mientras se celebra hay previstas varias conferencias sobre aquel suceso histórico.